. . .... .INDEX

La dialéctica es el álgebra de la revolución

La dialéctica es el álgebra de la revolución, lo dijera así exactamente Herzen o de otra manera, o no lo dijera, como le atribuye que sí que lo dijo el Diccionario soviético de filosofía en alguna de sus ediciones: "Los pensadores avanzados veían en la dialéctica de Hegel «el álgebra de la revolución» (Herzen)" (Diccionario soviético de filosofía. Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo 1965).

Lo es, ciertamente.

En realidad procede de Lenin esta expresión: "la dialéctica es el álgebra de la revolución", que lo que dice de Herzen es que llegó a darse cuenta de que la dialéctica es el álgebra de la revolución y además él, Lenin, actuaba con la convicción de que "la dialéctica es el álgebra de la revolución" y era su táctica revolucionaria.

«Él asimiló la dialéctica de Hegel. Se dio cuenta de que era "el álgebra de la revolución". Fue mucho más lejos que Hegel, siguiendo a Feuerbach al materialismo».
(Lenin, “En memoria de Herzen”, Sotsial-Demokrat No. 26, May 8 (April 25), 1912).

«Herzen supo discernir los elementos positivos de la dialéctica de Hegel, la que trató de modificar de acuerdo con las tareas revolucionarias y democráticas de la época. Consideraba la dialéctica como el “álgebra de la revolución”. La dialéctica, escribía Herzen, “destruye por completo el mundo cristiano, el mundo de las tradiciones caducas”».
(Lenin, “En memoria de Herzen”, en Obras escogidas, t. I, p. 812, Ed. esp., Moscú, 1948).

Es una bobada farisaica de salón publicar, como el pobre Felipe González Vicen, en El País el 21.071981 que Herzen nunca dijo: "la dialéctica es el álgebra de la revolución". Y es una simpleza, pretender actuar como experto en dialéctica hegeliana, copiando del buscador de Google eso publicado en El País [https://elpais.com/diario/1981/07/21/opinion/364514404_850215.html ]. Y un pellizco indoloro el de los que recurrieron al supuesto experto en dialéctica hegeliana.

González Vicen corrigió ahí desde arriba a Carlos Gurméndez porque, en El País del 7.07.1981, había puesto "en boca de Herzen la frase: «La dialéctica es el álgebra de la revolución»".

Y para ello, González Vicen afirma ahí: "lo que dice Herzen, el cordial y olvidado revolucionario, es lo siguiente: «La filosofía de Hegel es un álgebra de la revolución, ejerce un efecto verdaderamente liberador y no deja piedra sobre piedra del mundo cristiano, del viejo mundo de las tradiciones que se ha sobrevivido a sí mismo». (A. Herzen, Erinnerungen, hgn. v. O. Buek, Berlín, 1907, t. I, página 272)", [https://elpais.com/diario/1981/07/21/opinion/364514404_850215.html ].

Lenin, que actuaba con la convicción de que "la dialéctica es el álgebra de la revolución", proclamaba la eficacia de la táctica de "dos pasos adelante y uno atrás".
La eficacia se la ha dado, con su praxis
del mal menor como una estructura de pecado, la pseudoderecha siempre dispuesta a asumir como un bien el mal menor de cada etapa.
A "ellos" les basta con exigir que se den dos pasos hacia las aberraciones, y después aceptar que sólo se dé uno. De momento.

La dinámica del mal menor manejada con la táctica de dos pasos adelante y uno atrás, funciona según la dialéctica hegeliana, el álgebra de Lenin.

Porque en cada fase se da a elegir como posturas enfrentadas, el mal menor y el mal mayor.

---------------------------

Funciona así la dialéctica hegeliana en todo lo que está al margen de la verdad y del bien:

Tesis --- antítesis --- síntesis [tesis¹] --- antítesis¹ --- síntesis² [tesis²], etc. etc.

Cada planteamiento establecido o imperante suscita siempre lo negador, revolucionario, izquierdista, siniestro que se le enfrente como antítesis

La síntesis es la adopción por la derecha de los contenidos de la izquierda, la legitimación de lo ilegítimo, la bendición de lo siniestro, la respetabilidad de lo miserable, el conservadurismo de la revolución.

Esto la convierte en una nueva tesis, porque ocupa el lugar de la derecha, y siempre habrá algo negador, revolucionario, izquierdista, siniestro que se le enfrente como nueva antítesis. Y después otra síntesis...

-----------

Ejemplo, la legalización del aborto:

En 1983-1985

La tesis (la posición de la derecha) era defender frente al aborto la vida del concebido.

La antítesis (la posición de la izquierda) era la ley del aborto de F. González.

En 2000-2004, se produce la síntesis, la adopción por la derecha de los contenidos de la izquierda, la legitimación de lo ilegítimo, la bendición de lo siniestro, la respetabilidad de lo miserable, el conservadurismo de la revolución. Pero esto es la tesis, una nueva tesis, porque ocupa el lugar de la derecha, y siempre habrá algo negador, revolucionario, izquierdista, siniestro que se le enfrente como nueva antítesis. Y después otra síntesis...

En la época de R. Zapatero

La tesis (la posición de la derecha después de Aznar) es el consenso en la ley abortista de 1983-1985.

La antítesis (la posición acaudillada por R. Zapatero) es la nueva ley que convierte el aborto en un derecho.

El proyecto de ley de Ruiz Gallardón jr., también abortista, pero que derogaba la ley de R. Zapatero, para volver a los planteamientos de la ley abortista de 1983-1985, aunque mucho más escorados hacia el aborto, fue durante un paréntesis de dos años el intento en apariencia de mantener en la derecha una relativa oposición al aborto maximalista, aunque apoyado en la arena del judicialismo y no en la roca de la ley de Dios natural y revelada.

La retirada del proyecto de ley de Ruiz Gallardón jr., es el avance hacia una nueva síntesis en la que, como siempre, los contenidos de la antítesis son asumidos por la derecha.

Ya se anuncia un nuevo proyecto de normativa de Rajoy y Catalá que es la ley del aborto de Zp rectificada para que las menores que aborten lo hagan, pero con el consentimiento paterno.

Así se pasa del derecho a la vida al derecho al aborto, a matar niños en el vientre de su madre.

... ... El mal menor como una estructura de pecado..... ..La dialéctica hegeliana y la ley del aborto .... Artículos....Textos .... .INDEX