.... . .. ....Textos .. ...INDEX.

Definición en 1854 del dogma de la Inmaculada Concepción

Definición en 1950 del dogma de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo en la Constitución Apostólica Munificentissimus Deus

Enseñanzas pontificias

Enseñanzas del papa FranciscoEEEEnseñanzas del papa Benedicto XVI.... ...LA LEY NATURALE...Las enseñanzas de san Juan Pablo II .... . .CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA Compendio 2005 ..

Beato Pablo VI, Constitución apostólica Indulgentiarum Doctrina

Credo del Pueblo de Dios formulado por el papa beato Pablo VI en 1968

El Papa Francisco y el beato Pablo VI y sus dos consejeros...

..Reflexiones en la beatificación de Pablo VI....

...El humo de Satanás en la Iglesia...

 

«Hablaban de progreso cuando retrocedían, de ascensión a la madurez cuando se esclavizaban» (Pío XII, Summi Pontificatus)

Valoración de la Iglesia de las doctrinas de santo Tomás de Aquino

Carta Pontificia al Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado con motivo de su nombramiento como Delegado Especial ante la Soberana Orden Militar de Malta, 04.02.2017
Sigue la carta del Santo Padre al arzobispo Giovanni Angelo Becciu, Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. La carta está fechada el 2 de febrero

http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2017/02/04/bec.html

Al comienzo del camino de preparación en vista del Capítulo extraordinario que tendrá que elegir al nuevo Gran Maestro de la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, con la presente le nombro en fecha de hoy mi delegado especial ante esa benemérita Orden. Trabajará en estrecha colaboración con S. E. el Ven. bailío Fra’ Ludwig Hoffmann von Rumerstein, Lugarteniente interino, por el mayor bien de la Orden y la reconciliación entre todos sus componentes, religiosos y laicos.  Estará al flanco del Lugarteniente y lo apoyará en la preparación del Capítulo extraordinario, y juntos decidirán la modalidad de un estudio en vista de la oportuna renovación  de la Constitución de la Orden y del Estatuto Melitense.

En particular, se hará cargo de todo lo concerniente a la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los Miembros profesos, para que se realice plenamente el fin de "promover la gloria de Dios mediante la santificación de los Miembros, el servicio a la Fe y al Santo Padre y la ayuda al prójimo ", como reza  la Constitución.

Hasta el final de su mandato, es decir, hasta la conclusión del Capítulo extraordinario, que elegirá al Gran Maestro, Usted será mi portavoz exclusivo en todo lo relativo a las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden. Le delego, por lo tanto, todas las facultades necesarias para decidir las cuestiones eventuales que puedan surgir en relación con la ejecución del mandato encomendado.

Mientras  le agradezco su disponibilidad para  asumir el  mencionado encargo, les aseguro mi oración y de corazón le imparto la bendición apostólica que, de buen grado, extiendo a todos los miembros de la Orden.

Desde el Vaticano 2 de febrero de 2017


-------------------------

ENCÍCLICAS

ENCÍCLICA Quanta Cura de Pío IX, acompañada del Syllabus,de 8 de diciembre de 1864

ENCÍCLICA Aeterni patris de León XIII de 1879

ENCÍCLICA Diuturnum illud de León XIII sobre la autoridad política de 29 de junio de 1881

ENCÍCLICA HUMANUM GENUS de León XIII "CONDENA DEL RELATIVISMO FILOSÓFICO Y MORAL DE LA MASONERÍA" de 20 de abril de 1884

ENCÍCLICA Immortale Dei del papa León XIII sobre la constitución cristiana del Estado, 1 de noviembre de 1885

ENCÍCLICA Libertas praestantissimum de León XIII sobre la libertad y el liberalismo de 20 de junio de 1888

ENCÍCLICA QUAMQUAM PLURIES de León XIII sobre la devoción a san José de 15 de agosto de 1889

ENCÍCLICA Quarto Abeunte Saeculo de León XIII de 16 de julio de 1892 en el cuadricentenario del descubrimiento de América por Colón

ENCÍCLICA Annum sacrum de León XIII de 25 de mayo de 1899 sobre la consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús

ENCÍCLICA PASCENDI DOMINICI GREGIS de SAN PÍO X SOBRE LAS DOCTRINAS DE LOS MODERNISTAS de 8 de septiembre de 1907

Decreto Lamentabili de 1907.  Profesión tridentina de fe de 1564 ...Sacrorum antistitum de 1910 ..Juramento antimodernista de 1910

ENCÍCLICA Notre charge apostolique de SAN PÍO X SOBRE LAS FALSAS DOCTRINAS DE LOS SILLONISTAS SOBRE LA DEMOCRACIA de 23 de agosto de 1910

ENCÍCLICA UBI ARCANO de PÍO XI sobre La paz de Cristo en el reino de Cristo de 23 de diciembre de 1922

ENCÍCLICA Quas primas de PÍO XI SOBRE LA FIESTA DE CRISTO REY de 11 de diciembre de 1925

ENCÍCLICA MORTALIUM ANIMOS de PÍO XI ACERCA DE CÓMO SE HA DE FOMENTAR LA VERDADERA UNIDAD RELIGIOSA de 6 de enero de 1928

ENCÍCLICA Miserentissimus Redemptor de PÍO XI de 8 de mayo de 1928 SOBRE LA EXPIACIÓN QUE TODOS DEBEN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Encíclica Caritate Christi compulsi de PÍO XI de 3 de mayo de 1932 sobre la reparación al sagrado Corazón de Jesús, como remedio a la crisis económica de 1929 y sus consecuencias

ENCÍCLICA Mit Brennender Sorge de 14 de marzo de 1937 del papa Pío XI sobre la situación de la Iglesia Católica en el Reich alemán

ENCÍCLICA SUMMI PONTIFICATUS de PÍO XII de 20 de octubre de 1939

ENCÍCLICA MYSTICI CORPORIS CHRISTI de PÍO XII de 29 junio de 1943 sobre el cuerpo místico de Jesucristo y sobre nuestra unión en él con Cristo

ENCÍCLICA HUMANI GENERIS de PÍO XII de 12 de agosto de 1950 SOBRE LAS FALSAS OPINIONES CONTRA LOS FUNDAMENTOS DE LA DOCTRINA CATÓLICA

ENCÍCLICA Sempiternus Rex de PÍO XII en 1951 sobre el Concilio de Calcedonia de quince siglos atrás

ENCÍCLICA Fulgens Corona de PÍO XII de 8 de septiembre de 1953 en el Centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción

ENCÍCLICA Redemptoris Missio del papa san Juan Pablo II de 7 de diciembre de 1990

ENCÍCLICA VERITATIS SPLENDOR del papa san Juan Pablo II de 6 de agosto de 1993

ENCÍCLICA DEUS CARITAS EST de BENEDICTO XVI de 25 de diciembre de 2005

ENCÍCLICA SPE SALVI de BENEDICTO XVI de 30 de noviembre de 2007

ENCÍCLICA CARITAS IN VERITATE de BENEDICTO XVI de 29 de junio de 2009 sobre el desarrollo humano integral en la caridad y en la verdad

ENCÍCLICA Lumen Fidei del papa Francisco de 29 de junio de 2013

Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del papa Francisco sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual, 24 de noviembre de 2013, Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, en la clausura del Año de la fe

El debate de la pena de muerte y sus consecuencias para el edificio del Magisterio explicado por Jorge Soley

Queremos que los nuestros se abstengan de ciertas apelaciones que recientemente se han comenzado a utilizar para distinguir católicos de católicos: sean evitadas, no sólo en tanto que profanas vocum novitates, que no son conformes ni a la verdad ni a la equidad; sino también porque de ellas se sigue entre los católicos una gran perturbación y una gran confusión. La virtualidad y la naturaleza de la fe católica es de tal índole que nada se le pude añadir, ni quitar: o se la tiene entera o se la rechaza entera. Haec est fides catholica, quam nisi quisque fideliter firmiterque crediderit, salvus esse non poterit (Symb. Athanas.). No son necesarios calificativos para significar la profesión católica; a todos les basta decir: «Christianus mihi nomen, catholicus cognomen». Mi nombre es Cristiano, católico mi apellido [expresión de san Paciano, obispo de Barcelona]; tantum studeat se re vera eum esse, qui nominatur. Simplemente esfuércense en que sea verdad

Abstineant se etiam nostri, volumus, iis appellationibus, quae recens usurpari coeptae sunt ad catholicos a catholicis distinguendos: easque non modo devitent uti profanas vocum novitates, quae nec veritati congruunt nec aequitati; sed etiam quia inde magna inter catholicos perturbatio sequitur, magnaque confusio. Vis et natura catholicae fidei est eiusmodi, ut nihil ei possit addi, nihil demi : aut omnis tenetur, aut omnis abiicitur. Haec est fides catholica, quam nisi quisque fideliter firmiterque crediderit, salvus esse non poterit [28] . Non igitur opus est appositis ad professionem catholicam significandam; satis habeat unusquisque ita profiteri: « Christianus mihi nomen, catholicus cognomen »; tantum studeat se re vera eum esse, qui nominatur.

[Encíclica Ad beatissimi Apostolorum de Benedicto XV, de 3-IX-1914, DS 3625. http://w2.vatican.va/content/benedict-xv/la/encyclicals/documents/hf_ben-xv_enc_01111914_ad-beatissimi-apostolorum.html].

----------------------------

 

DOMINUS IESUS Declaración de 6 de agosto de 2000 de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la única salvación en la Iglesia, ratificada por el papa san Juan Pablo II

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA REDEMPTORIS CUSTOS de Juan Pablo II sobre san José de 15 de agosto de 1989

Constitución Apostólica Scripturarum Thesaurus del san Juan Pablo II de 1979 por la que promulgó la Nueva Biblia Vulgata

Exhortación Apostólica VERBUM DOMINI de Benedicto XVI de 2010

Exhortación Apostólica SACRAMENTUM CARITATIS de Benedicto XVI de 2007

Ecclesia Dei Carta Apostólica en forma de motu proprio de san Juan Pablo II del 2 de julio de1988 sobre el acto cismático contrario a la Tradición del arzobispo Lefebvre del 30 de junio de dicho año

VETERUM SAPIENTIA: Constitución Apostólica del papa san Juan XXIII del 22 de febrero de 1962 sobre el renacimiento, estudio y uso del latín

Declaración de la Comisión Episcopal Española de Liturgia
en el Centenario del Motu Proprio ”Tra le sollecitudini” de San Pío X
y en el XL Aniversario de la Constitución litúrgica del Concilio Vaticano II

22 de noviembre de 2003

Himno Pange Lingua de Santo Tomás de Aquino

 

ORACIONES

ORACIONES COMUNES EN EL COMPENDIO DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA DE 28.06.2005

DOCTRINA PONTIFICIA SOBRE LA DEMOCRACIA

LA IGLESIA Y LA MASONERÍA

61. “Por bondad venga…” dijo la Virgen a Bernadette. Esta discreta invitación, que no fuerza sino que se dirige al corazón y pide con delicadeza una libre y generosa respuesta, la Madre de Dios dirige de nuevo a sus hijos en Francia y en todo el mundo. Los cristianos no permanecerán sordos a esta llamada; irán a María. Es a cada uno de ellos que deseamos decir en la conclusión de esta carta con San Bernardo:

En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María… si la sigues, no te perderás; si la ruegas, no desesperarás; si reflexionas sobre ella, no errarás; si te apoya, no caerás; si te protege, no temerás; si te guía, no te cansarás, si te es propicia, llegarás a tu meta…‘.
(San Bernardo: Segunda Homilía sobre ‘Missus est’: PL CLXXXIII, 70-71).”

Encíclica “El peregrinaje a Lourdes” (1957), del Ven. Papa Pío XII

------------------

Institutio Generalis Missale Romanum

Cap. IX ADAPTACIONES QUE CORRESPONDEN A LOS OBISPOS Y A LAS CONFERENCIAS DE LOS OBISPOS

392. Pertenece igualmente a la Conferencia de Obispos preparar con asiduo empeño la traducción de los otros textos que también, conservada la índole de cada lengua, reproduzca plena y fielmente el sentido primigenio del texto latino. En la realización de este trabajo es conveniente considerar los diversos géneros literarios que se emplean en la Misa, como son las oraciones presidenciales, las antífonas, las aclamaciones, los responsorios, las súplicas litánicas, entre otros.

Téngase presente que la traducción de los textos no mira en primer lugar a la meditación, sino más bien a la proclamación o al canto en el acto de la celebración.

Empléese un lenguaje acomodado a los fieles de la región y, sin embargo, noble y dotado de cualidad literaria, quedando en firme como siempre, la necesidad de alguna catequesis acerca del sentido bíblico y cristiano de algunas palabras y sentencias.

Sin embargo, es mejor que en las regiones que tienen un mismo idioma, en cuanto sea posible, haya una misma traducción para los textos litúrgicos, especialmente para los textos bíblicos y para el Ordinario de la Misa.[Cfr. Concilio Vaticano II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia, Sacrosanctum Concilium, núm. 36, 3.]

---------------------------

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en virtud de las facultades concedidas por el Sumo Pontífice Francisco, gustosamente decreta que el nombre de San José, Esposo de la Bienaventurada Virgen María, se añada de ahora [1.05.2013] en adelante en las Plegarias Eucarísticas II, III y IV de la tercera edición típica del Misal Romano, colocándose después del nombre de la Bienaventurada Virgen María, como sigue:

en la Plegaria eucarística II: «ut cum beáta Dei Genetríce Vírgine María, beáto Ioseph, eius Sponso, cum beátis Apóstolis»;

en la Plegaria eucarística III: «cum beatíssima Vírgine, Dei Genetríce, María, cum beáto Ioseph, eius Sponso, cum beátis Apóstolis»;

en la Plegaria eucarística IV: «cum beáta Vírgine, Dei Genetríce, María, cum beáto Ioseph, eius Sponso, cum Apóstolis».

En la Plegaria eucarística II:
«con María, la Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los apóstoles y...»;

En la Plegaria eucarística III:
«con María, la Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los apóstoles y los mártires...»;

En la Plegaria eucarística IV:
«con María, la Virgen Madre de Dios, con su esposo san José, con los apóstoles y los santos...».

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccdds/documents/rc_con_ccdds_doc_20130501_san-giuseppe_sp.html

---------------------------------------

 

La normativa ética de la política está entre en las materias sobre las que el Papa tiene autoridad infalible, porque es infalible en materia de fe y moral, lo mismo que lo es la Iglesia Católica.

La autoridad del Papa para declarar las normas morales es infalible cuando la ejerce con ese carácter, no cuando no la ejerce.

Cristo constituyó a los Apóstoles y a sus sucesores «intérpretes auténticos de toda ley moral, es decir, no sólo de la ley evangélica, sino también de la natural» (Pablo VI, enc. Humanæ vitae 25-VII-1968, 4). [Citado por Iraburu en Infocatólica, 14.12.2012]

----------------------------

---------------------------------------

El marxismo denunciado como inhumano por Benedicto XVI

"Una parte de la estrategia marxista es la teoría del empobrecimiento: quien en una situación de poder injusto ayuda al hombre con iniciativas de caridad —afirma— se pone de hecho al servicio de ese sistema injusto, haciéndolo aparecer soportable, al menos hasta cierto punto. Se frena así el potencial revolucionario y, por tanto, se paraliza la insurrección hacia un mundo mejor. De aquí el rechazo y el ataque a la caridad como un sistema conservador del statu quo. En realidad, ésta es una filosofía inhumana. El hombre que vive en el presente es sacrificado al Moloc del futuro, un futuro cuya efectiva realización resulta por lo menos dudosa. La verdad es que no se puede promover la humanización del mundo renunciando, por el momento, a comportarse de manera humana. A un mundo mejor se contribuye solamente haciendo el bien ahora y en primera persona, con pasión y donde sea posible, independientemente de estrategias y programas de partido. El programa del cristiano —el programa del buen Samaritano, el programa de Jesús— es un «corazón que ve». Este corazón ve dónde se necesita amor y actúa en consecuencia"
(Benedicto XVI, Encíclica Deus Caritas est de 2005, nº 31 b).

Estadísticas de la Iglesia católica de 2013 con datos de 31 de diciembre de 2011

Francisco pide tomar en serio la lucha del Señor contra el demonio y estar siempre vigilantes contra el engaño del maligno

Los satélites fotografían una excepcional calma atmosférica, sin huracanes, tras la Jornada de Oración y Ayuno convocada por el papa el 7 de septiembre de 2013 La NASA da la excepcional imagen de satélite de la calma en la Tierra el 8 de septiembre de 2013. Véase la foto de los satélites y la noticia

Tras la jornada de ayuno y oración por intercesión de la Reina de la Paz, se frustra el ataque decidido por Obama sobre Siria en septiembre de 2013

El papa Francisco convoca un jornada mundial de oración y ayuno por la paz en Siria
Texto íntegro de la alocución del Papa antes del ángelus del 1 de septiembre de 2013

----------------------------------------------

En la educación, los derechos de la Iglesia y de la familia son anteriores al Estado

Hoy como ayer la Iglesia afirma bien alto que sus derechos y los de la familia en este campo son anteriores a los del Estado; hoy como ayer afirma su derecho propio a tener escuelas donde maestros de sólidas convicciones inculquen una concepción cristiana de la vida y la enseñanza se dé a la luz de la fe.

La Fe cristiana no tiene, por cierto, nada que temer de la ciencia ni de la técnica que de ella deriva; al contrario, nos enseña que sus nuevas posibilidades son una glorificación de la bondad creadora de Dios que ha dicho: «Henchid la tierra y sometedla» (Gen 1, 28). Pero también nos enseña que son simples medios puestos a disposición del hombre, que puede servirse de ellos tanto para el bien como para el mal, por desgracia. Por eso Nos parece indispensable hoy que muchos católicos convencidos estén presentes en este campo de la actividad humana en pleno desarrollo para que la orienten en la dirección que el Creador ha querido; por eso es conveniente también que muchos niños puedan encontrar en las escuelas prestigios y técnicas católicos, una formación especializada y una educación verdaderamente cristiana que les permita formar el día de mañana las minorías selectas profesionales y morales de que tiene tanta necesidad el mundo y la Iglesia.

Mensaje del 30 de diciembre de 1959 del papa san Juan XXIII en el 30 aniversario de la encíclica Divini Illius Magistri

--------------------------

 

El deber social de la religión y el derecho a la libertad religiosa, como Dios manda y enseña su Iglesia Católica

San Juan XXIII:

«Entre los derechos del hombre débese enumerar también el de poder venerar a Dios, según la recta norma de su conciencia, y profesar la religión en privado y en público (…) Nuestro predecesor, de inmortal memoria, León XIII afirma: “Esta libertad, la libertad verdadera, digna de los hijos de Dios, que protege tan gloriosamente la dignidad de la persona humana, está por encima de toda violencia y de toda opresión y ha sido siempre el objeto de los deseos y del amor de la Iglesia. Esta es la libertad que reivindicaron constantemente para sí los apóstoles, la que confirmaron con sus escritos los apologistas, la que consagraron con su sangre los innumerables mártires cristianos” (Leon XIII, Encíclica Libertas praestantissimum,  3, 21)».
(San Juan XXIII, Encíclica Pacem in terris, I, 14).

Esto no es lo mismo, ni mucho menos, que lo que dice el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos del hombre, de la ONU de 1948:

«Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia».

Porque como enseña con autoridad el Catecismo de la Iglesia Católica, en el nº. 2108:

«El derecho a la libertad religiosa no es ni la permisión moral de adherirse al error (cf León XIII, Carta enc. Libertas praestantissimum), ni un supuesto derecho al error (cf Pío XII, discurso 6 diciembre 1953)».

Y además como también enseña la Iglesia con autoridad en el nº. 2109 de dicho Catecismo:

«El derecho a la libertad religiosa no puede ser de suyo ni ilimitado (cf Pío VI, breve Quod aliquantum), ni limitado solamente por un “orden público” concebido de manera positivista o naturalista (cf Pío IX, Carta enc. Quanta cura"). Los “justos límites” que le son inherentes deben ser determinados para cada situación social por la prudencia política, según las exigencias del bien común, y ratificados por la autoridad civil según “normas jurídicas, conforme con el orden objetivo moral” (DH 7)».

Dado que, como también enseña la Iglesia con autoridad en el nº. 2105 de dicho Catecismo:

«El deber de rendir a Dios un culto auténtico corresponde al hombre individual y socialmente considerado. Esa es “la doctrina tradicional católica sobre el deber moral de los hombres y de las sociedades respecto a la religión verdadera y a la única Iglesia de Cristo” (Concilio Vaticano II, Dignitatis Humanae, DH 1). Al evangelizar sin cesar a los hombres, la Iglesia trabaja para que puedan “informar con el espíritu cristiano el pensamiento y las costumbres, las leyes y las estructuras de la comunidad en la que cada uno vive” (Concilio Vaticano II, Apostolicam Actuositatem, AA 13). Deber social de los cristianos es respetar y suscitar en cada hombre el amor de la verdad y del bien. Les exige dar a conocer el culto de la única verdadera religión, que subsiste en la Iglesia católica y apostólica (cf DH 1). Los cristianos son llamados a ser la luz del mundo (cf AA 13). La Iglesia manifiesta así la realeza de Cristo sobre toda la creación y, en particular, sobre las sociedades humanas (cf León XIII, Carta enc. Immortale Dei; Pío XI, Carta enc. Quas primas)».

Pero ese artículo 18 y los demás de esa Declaración de la ONU, está claro que se pueden e incluso se deben reivindicar ante los Estados que no reconocen ni aceptan la autoridad de Dios y de su Iglesia Católica.