. Los mártires de la persecución religiosa durante la Guerra de España de 1936 y sus precedentes... La causa martirial del Obispo Irurita..........INDEX.
3 de diciembre de 2015, Catedral de Barcelona, Santa Misa en memoria del Obispo Irurita en el 79º aniversario de su inmolación martiria

El obispo Irurita

El cardenal Jubany sobre Irurita

«El obispo Irurita dijo a los que iban a matarlo: "Me ponéis un vestido blanco sin daros cuenta, y yo os perdono y os bendigo, soy vuestro Obispo".

»La inmolación del obispo Irurita fue la coronación lógica de un pontificado en una época turbulenta.

»¿Podemos llamar Mártires al obispo y a los que en la persecución de año 1936 fueron asesinados por razón de su fe? Que entienda todo el mundo que el calificativo de mártir, en el sentido plenamente eclesial y definitivo de cara al culto público pide un examen detallado y exhaustivo de cada caso concreto. Esto corresponde a la autoridad suprema de la Iglesia.

»Pero sin querer prejuzgar la decisión del Santo Padre en su caso, esto no excluye que nos sea prohibido llamar mártires a aquellos que, en la persecución religiosa de los años de la guerra fueron asesinados por odio a la fe. Así lo entendió el Papa Pío XI, que el día 14 de septiembre de 1936 se refirió a los que fueron asesinados en España con estas palabras: "mártires verdaderos en toda la significación sagrada y gloriosa de esta palabra".

»Imploramos su intercesión. ¡Nos conviene!

»La Oda a los mártires de Montserrat nos recuerda la vocación al martirio: "Jesús los llamó y le dijeron: Adsum. Aquí nos tenéis".

»Que ellos desde el cielo oren por nuestro pueblo y por nosotros, llamados a la difícil confesión de nuestra fe en los tiempos actuales».

(Narciso Jubany, Cardenal Arzobispo de Barcelona, en la homilía de la misa en la Catedral de Barcelona el 3 de diciembre de 1986, conmemorativa del 50 aniversario de la inmolación del obispo Irurita)

 

 

---------------------

El obispo Irurita en Buenos Aires en 1934

El obispo Irurita con unos fieles

Con el cardenal Barraquer y con Macià

 

 

El 14 de julio de 2017 fallece mosén Aragonés, que sostuvo que él había visto a Mons. Irurita el 28 de enero de 1936 salir del obispado vestido de paisano

Y consiguieron que se frenara la causa martirial del obispo Irurita utilizando el bulo de que alguien vio vivo a Mons. Irurita el 28 de enero de 1936, dos días espués de la liberación de Barcelona; que lo vio salir del obispado vestido de paisano.

El 14 de julio de 2017 fallece mosén Aragonés, que sostuvo que él había visto a Mons. Irurita el 28 de enero de 1936 salir del obispado vestido de paisano. Josep Maria Aragonés Rebollar, sacerdote de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, y anteriormente de la archidiócesis conjunta de Barcelona, donde ejerció como Vicario Episcopal, Delegado de Catequesis y Canónigo de la Catedral en la época del cardenal Jubany.

Ese día 28 de enero de 1936 se celebraba en la Plaza de Cataluña la multitudinaria misa de acción de gracias por la liberación de Barcelona, conseguida dos días antes.

El edificio del obispado de Barcelona había sido confiscado por la Generalidad en julio de 1936 al comienzo de la de la guerra y de la dominación roja en Cataluña y convertido en sede del Archivo Nacional de Cataluña bajo la dirección de D. Agustín Durán y Sanpere. Los funcionarios de esa entidad tuvieron que entregar el edificio al Servicio de Recuperación del Patrimonio del nuevo Estado precisamente en la mañana de ese mismo día 28 de enero de 1939.

Como explica don Francesc Picas, Presidente honorario de Regina Martyrum, gente de la que acudía a la misa de la Plaza de Cataluña, al ver salir a los funcionarios que dejaban el edificio se acercó con la ilusión de que entre esas personas que salían de lo que había sido el obispado estuviese el obispo Irurita. Los exfuncionarios se alejaron apresuradamente para evitarse complicaciones y alguien empezó a afirmar que uno de los que se marchó ràpidamente era el obispo Irurita. Uno de los que esto afirmaron después con insistencia fue el ahora fallecido en julio de 2017 mosén Aragonés. Éste tenía entonces doce años. Afirmaba que él había visto al obispo Irurita en una confirmación años atrás. Su edad era aún más corta.

Otros que insistieron en lo mismo fueron los señores Raventós y Arbós.

Lo que nunca han explicado es la ausencia del obispo Irurita de esa misa si hubiese estado vivo.

Su propia confusión en el momento inicial es explicable por la ilusión del momento para algunos de entusiasmo delirante. La insistencia a ultranza posterior ha servido para bloquear el proceso de canonización del obispo Irurita. Esto les podía interesar a los partidarios del otro bando. Menos explicable es que este bulo tuviera y tenga eficacia ante las autoridades vaticanas.

------------------------------------------

La Santa Sede en 1937 no sabía si estaba vivo, y ante bulos e infundios, quería lógicamente averiguar qué había sido de Mons. Irurita. Para ello envió a Barcelona con pasaporte diplomático, a un joven emisario argentino, el Sr. Anzizu, conocedor de Irurita por haber sido seminarista suyo en Barcelona. Anzizu dedicó varios meses a pesquisas y entrevistas con todas las autoridades, policías, partidos y patrulleros, desplazándose de Barcelona a Valencia, sede del gobierno republicano, contando con la colaboración del ministro Irujo, que le llevó de Valencia a Barcelona en su coche, de los cónsules, de los dirigentes colaboracionistas de Unió Democrática como Trias Peix, con Erauskin y otros jerifaltes nacionalistas vascos, entrevistándose con el Vicario General Dr. Torrent, pagando en vano dinero a distintos confidentes, y visitando hasta al jefe de los servicios de información de la FAI, el terrorífico Escorza. Tras todo ello llegó a la plena convicción de que Mons. Irurita había sido ya asesinado. El relato de sus infructuosas gestiones, a los más altos y bajos niveles, se puede leer en su libro: “Nobleza Obliga” de difícil localización para un profano, pero del que hay una extensa síntesis en la biografía de mosén Ricart Torrens: “Un Obispo de antes del Concilio”. (Jorge López Teulón).

El servicio de Intercambios del Comité Internacional de la Cruz Roja en Suiza todavía en 1937 incluía el nombre del obispo Irurita entre otros casi 2.000 presos intercambiables en una “Relación de detenidos y cárceles en que se supone” se hallen. Suponiendo que estuviera detenido en el Castillo de Montjuich por si pudieran hacerse gestiones para su intercambio.

Pero ya había sido asesinado el 3 de diciembre de 1936.

--------------------------------------

Todavía se inventaron otro bulo tras la comprobación de que el ADN de los restos enterrados en la catedral de Barcelona coincide en más de un 99'9% con el de las hermanas del obispo Irurita; y es afirmar que dichos restos son los del "familiar" del obispo Irurita, el sacerdote don Marcos Goñi Almándoz, que según ese bulo sería sobrino de dichos hermanos Irurita Almándoz. Pero se ha comprobado que no existe parentesco según las partidas bautismales de los antepasados de todos ellos en varias generaciones y que la coincidencia del segundo apellido es por ser muy frecuente en el Valle del Baztán del que proceden. La denominación de "familiar" era la que se daba en la terminología eclesiástica desde hacía siglos al secretario particular de los obispos y no significaba que fuesen de la misma familia.

Y, sobre todo, la coincidencia del ADN entre tíos y sobrinos jamás puede ser de esa magnitud. Una coincidencia del 99'9% sólo se puede dar entre hermanos.

-----------------------------------------------------------------------------------