.............Fallece Monseñor Livieres, exobispo de Ciudad del Este......Mons. Livieres dice que "al Papa Francisco le toca hoy esa misma hora heroica que afrontó Pablo VI.......INDEX.
Información y defensa de Monseñor Rogelio Livieres Plano ante la visita apostólica que desembocó en su destitución como obispo de Ciudad del Este
Comunicado de los obispos del Paraguay sobre fallecimiento de Monseñor Rogelio Livieres Plano
Homilía del presbítero don Anthony Myers en la Misa de Requiem por Monseñor Rogelio Livieres
Los problemas de Livieres con los otros obispos paraguayos comenzaron antes de poner un pie en su Diócesis y porque creó un fructífero Seminario diocesano distinto del de la Conferencia Episcopal

 

El Papa cesa a Monseñor Rogelio Livieres, miembro del Opus Dei, como obispo de Ciudad del Este

----------------------------------------

Livieres será reconocido en el futuro como una gloria del Opus Dei incluso por los jefecillos del grupo, que hoy le llaman irresponsable, porque no secunda la política de esos caporales capadores que dicen que su voz es vox populi.

"El obispo fue acusado por envidia de un crimen por propios compañeros cristianos (desde los comienzos acecha el pecado). El obispo deja el cargo y se retira a la soledad, pero perdonando a sus envidiosos difamadores".
(De la Vida de san Narciso, obispo de Jerusalén en el siglo II; su conmemoración es el 29 de octubre)

-----------------------------------------

El 11 de octubre de 2014 los que mandan en el Opus Dei dicen que las acertadas palabras del Obispo Rogelio Livieres sobre el Sínodo de la familia son muy desacertadas
Livieres dice: "Roguemos por el Papa, por los Cardenales y los Obispos"
"Ni la doctrina de la fe ni la práctica pastoral –consecuencia de esa doctrina– son el resultado de consensos de curas, aunque sean cardenales u obispos"
"San Atanasio. Fue expulsado de su Diócesis no una sino cinco veces, debido a las maquinaciones de sus hermanos obispos arrianos con los que no estaba «en comunión», precisamente porque quería promover «la fe católica y apostólica»"
"Dentro de la Iglesia, y últimamente desde algunas de sus más altas esferas, «soplan vientos nuevos» que no son del Espíritu Santo... el cardenal Kasper y la revista jesuita Civiltà Cattolica son activos propulsores que lideran esta confusión"
"A los eclesiásticos que hablen como el mundo quiere, los aplaudirá y los amará, «porque son de los suyos», no de Dios".
"En la Misa de Apertura del Sínodo Extraordinario sobre la Familia el Papa Francisco llamó a los Obispos a colaborar con el plan de Dios y formar así un pueblo santo. Ofrezco estas reflexiones con el deseo de servir al Papa de la mejor manera que puedo"
.

-------------------------------------------

Los problemas de Livieres con los otros obispos paraguayos comenzaron antes de poner un pie en su Diócesis y porque creó un fructífero Seminario diocesano distinto del de la Conferencia Episcopal

Nota della Sala Stampa circa l’avvicendamento del Vescovo di Ciudad del Este (Paraguay), S.E. Mons. Rogelio Ricardo Livieres Plano, 25.09.2014

Nota de la Oficina de Prensa de la Santa Sede Sobre la sucesión al Obispo de Ciudad del Este (Paraguay), S.E. Mons. Rogelio Ricardo Livieres Plano

http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2014/09/25/0673/01500.html

Después de un cuidadoso examen de las conclusiones de las visitas apostólicas efectuadas por la Congregación para los Obispos y la Congregación para el Clero, al obispo, la diócesis y los Seminarios de Ciudad del Este, el Santo Padre ha procedido a la sucesión de S.E. Mons. Rogelio Ricardo Livieres Plano nombrando Administrador Apostólico de la misma sede, ahora vacante, a S.E. Mons. Ricardo Jorge Valenzuela Ríos, Obispo de Villarrica del Espíritu Santo.

La ardua decisión de la Santa Sede, determinada por serias razones pastorales, obedece al bien mayor de la unidad de la Iglesia Ciudad del Este y de la comunión episcopal en Paraguay.

El Santo Padre, en el ejercicio de su ministerio de "fundamento perpetuo y visible de unidad así de los Obispos como de la multitud de los fieles" (LG 23) pide al clero y a todo el Pueblo de Dios de Ciudad del Este que acoja la decisión de la Santa Sede con espíritu de obediencia, docilidad y sin desavenencias, guiado por la fe.

Por otra parte, se invita a toda la Iglesia de Paraguay, guiada por sus pastores, a un serio proceso de reconciliación y superación de cualquier sectarismo y discordia, para no herir el rostro de la única Iglesia "adquirida con la sangre de su Hijo" y para que el "rebaño de Cristo" no se vea privado de la alegría del Evangelio (cf. Hch 20, 28).

[01500-04.01] [Texto original: Italiano - Traducción no oficial de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2014/09/25/0673/01500.html ]

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Carta de Monseñor Rogelio Livieres al Prefecto de la Congregación para los Obispos

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=4080:carta-de-mons-rogelio-al-prefecto-de-la-congregacion-para-los-obispos&catid=220:comunicados&Itemid=799

Jueves, 25 de Septiembre de 2014 13:59  

Cardenal Marc Ouellet

Prefecto de la Congregación para los Obispos
Palazzo della Congregazioni,
Piazza Pio XII, 10,
00193 Roma, Italia

25 de septiembre de 2014

Eminencia Reverendísima:

Le agradezco la cordialidad con que me recibió el lunes 22 y el martes 23 de este mes en el Dicasterio que preside. Igualmente, la comunicación por teléfono que me ha hecho hace unos momentos de la decisión del Papa de declarar a la Diócesis de Ciudad del Este sede vacante y de nombrar a Mons. Ricardo Valenzuela como Administrador Apostólico.

Tengo entendido que el Nuncio, prácticamente en simultáneo con el anuncio que Su Eminencia me acaba de dar, ha realizado una conferencia de prensa en el Paraguay y ya se dirige hacia la Diócesis para tomar control inmediato de la misma. El anuncio público por parte del Nuncio antes de que yo sea notificado por escrito del decreto es una irregularidad más en este anómalo proceso. La intervención fulminante de la Diócesis puede quizás deberse al temor de que la mayoría del pueblo fiel reaccione negativamente ante la decisión tomada, ya que han manifiestado abiertamente su apoyo a mi persona y gestión durante la Visita Apostólica. En este sentido recuerdo las palabras de despedida del Cardenal Santos y Abril: «espero que reciban las decisiones de Roma con la misma apertura y docilidad con que me han recibido a mí». ¿Estaba indicando que el curso de acción estaba ya decidido antes de los informes finales y el examen del Santo Padre? En cualquier caso, no hay que temer rebeldía alguna. Los fieles han sido formados en la disciplina de la Iglesia y saben obedecer a las autoridades legítimas.

Las conversaciones que hemos mantenido y, aparentemente ya que no los he visto, los documentos oficiales, dan por justificación para tan grave decisión la tensión en la comunión eclesial entre los Obispos del Paraguay y mi persona y Diócesis: «no estamos en comunión», habría declarado el Nuncio en su conferencia.

Por mi parte, creo haber demostrado que los ataques y maniobras destituyentes de la que he sido objeto se iniciaron ya desde mi nombramiento como Obispo, antes incluso de que pudiera poner un pie en la Diócesis –hay correspondencia de la época entre los Obispos del Paraguay con el Dicasterio que Su Eminencia preside como prueba fehaciente de ello. Mi caso no ha sido el único en el que una Conferencia Episcopal se ha opuesto sistemáticamente a un nombramiento hecho por el Papa contra su parecer. Yo tuve la gracia de que, en mi caso, los Papas san Juan Pablo II y Benedicto XVI me apoyaran para seguir adelante. Entiendo ahora que el Papa Francisco haya decidido retirarme ese apoyo.

Sólo quiero destacar que no recibí en ningún momento un informe escrito sobre la Visita Apostólica y, por consiguiente, tampoco he podido responder debidamente a él. A pesar de tanto discurso sobre diálogo, misericordia, apertura, descentralización y respeto por la autoridad de las Iglesias locales, tampoco he tenido oportunidad de hablar con el Papa Francisco, ni siquiera para aclararle alguna duda o preocupación. Consecuentemente, no pude recibir ninguna corrección paternal –o fraternal, como se prefiera– de su parte. Sin ánimo de quejas inútiles, tal proceder sin formalidades, de manera indefinida y súbita, no parece muy justa, ni da lugar a una legítima defensa, ni a la corrección adecuada de posibles errores. Sólo he recibido presiones orales para renunciar.

Que mis opositores y la prensa local hayan recientemente estado informando en los medios, no de lo que había pasado, sino de lo que iba a suceder, incluso en los más mínimos detalles, es sin duda otro indicador de que algunas altas autoridades en el Vaticano, el Nuncio Apostólico y algunos Obispos del país estaban maniobrando de forma orquestada y dando filtraciones irresponsables para «orientar» el curso de acción y la opinión pública.

Como hijo obediente de la Iglesia, acepto, sin embargo, esta decisión por más que la considero infundada y arbitraria y de la que el Papa tendrá que dar cuentas a Dios, ya que no a mí. Más allá de los muchos errores humanos que haya cometido, y por los cuales desde ya pido perdón a Dios y a quienes hayan sufrido por ello, afirmo una vez más ante quien quiera escucharlo que la substancia del caso ha sido una oposición y persecución ideológica.

La verdadera unidad eclesial es la que se edifica a partir de la Eucaristía y el respeto, observancia y obediencia a la fe de la Iglesia enseñada normativamente por el Magisterio, articulada en la disciplina eclesial y vivida en la liturgia. Ahora, empero, se busca imponer una unidad basada, no sobre la ley divina, sino sobre acuerdos humanos y el mantenimiento del statu quo. En el Paraguay, concretamente, sobre la deficiente formación de un único Seminario Nacional –deficiencias señaladas no por mí, sino autoritativamente por la Congregación para la Educación Católica en carta a los Obispos de 2008. En contraposición, y sin criticar lo que hacían otros Obispos, aunque hay materia de sobra, yo me aboqué a establecer un Seminario diocesano según las normas de la Iglesia. Lo hice, además, no sólo porque tengo el deber y el derecho, reconocido por las leyes generales de la Iglesia, sino con la aprobación específica de la Santa Sede, inequívocamente ratificada durante la última visita ad limina de 2008.

Nuestro Seminario diocesano ha dado excelentes frutos reconocidos por recientes cartas laudatorias de la Santa Sede en al menos tres oportunidades durante el pontificado anterior, por los Obispos que nos han visitado y, últimamente, por los Visitadores Apostólicos. Toda sugerencia hecha por la Santa Sede en relación a mejoras sobre el modo de llevar adelante el Seminario, se han cumplido fielmente.

El otro criterio de unidad eclesiástica es la convivencia acrítica entre nosotros basada en la uniformidad de acción y pensamiento, lo que excluye el disentimiento por defensa de la verdad y la legítima variedad de dones y carismas. A esta uniformidad ideológica se la impone con el eufemismo de «colegialidad».

El que sufre las últimas consecuencias de lo que describo es el pueblo fiel, ya que las Iglesias particulares se mantienen en estado de letargo, con gran éxodo a otras denominaciones, casi sin vocaciones sacerdotales o religiosas, y con pocas esperanzas de un dinamismo auténtico y un crecimiento perdurable.

El verdadero problema de la Iglesia en el Paraguay es la crisis de fe y de vida moral que una mala formación del clero ha ido perpetuando, junto con la negligencia de los Pastores. Lugo no es sino un signo de los tiempos de esta problemática reducción de la vida de la fe a las ideologías de moda y al relajamiento cómplice de la vida y disciplina del clero. Como ya he dicho, no me ha sido dado conocer el informe del Cardenal Santos y Abril sobre la Visita Apostólica. Pero si fuera su opinión que el problema de la Iglesia en el Paraguay es un problema de sacristía que se resuelve cambiando al sacristán, estaría profunda y trágimente equivocado.

La oposicion a toda renovación y cambio en la Iglesia en el Paraguay no sólo ha contado con Obispos, sino también con el apoyo de grupos políticos y asociaciones anti-católicas, además del apoyo de algunos religiosos de la Conferencia de Religiosos del Paraguay –los que conocen la crisis de la vida religiosa a nivel mundial no se sorprenderán de esto último. El vocero pagado y reiteradamente mentiroso para tales maniobras ha sido siempre un tal Javier Miranda. Todo esto se hizo con la pretensión de mostrar «divisón» dentro de la misma Iglesia diocesana. Aunque la verdad demostrada y probada es la amplia aceptación entre el laicado de la labor que veníamos haciendo.

Del mismo modo que, antes de aceptar mi nombramiento como Obispo, me creí en la obligación de expresar vivamente mi sentimiento de incapacidad ante tamaña responsabilidad, después de haber aceptado dicha carga, con todo el peso de la autoridad divina y de los derechos y deberes que me asisten, he mantenido la gravísima responsabilidad moral de obedecer a Dios antes que a los hombres. Por eso me he negado a renunciar por propia iniciativa, queriendo así dar testimonio hasta el final de la verdad y la libertad espiritual que un Pastor debe tener. Tarea que espero continuar ahora desde mi nueva situación de servicio en la Iglesia.

La Diócesis de Ciudad del Este es un caso a considerar que ha crecido y multiplicado sus frutos en todos los aspectos de la vida eclesial, para felicidad del pueblo fiel y devoto que busca las fuentes de la fe y de la vida espiritual, y no ideologías politizadas y diluídas creencias que se acomodan a las opiniones reinantes. Ese pueblo expresó abierta y públicamente su apoyo a la labor apostólica que hemos venido haciendo. El pueblo y yo hemos sido desoídos.

Suyo afectísimo en Cristo,

+ Rogelio Livieres
Ex obispo de Ciudad del Este (Paraguay)

-------------------------------------------

Mons. Rogelio Livieres llama a la paz, a la obediencia y a la conciliación

27 Septiembre 2014 http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=25&Itemid=81

Mons. Rogelio Livieres, ex Obispo de la Diócesis de Ciudad del Este, a través de esta carta agradece a los fieles –sacerdotes, religiosos y laicos- por la colaboración y todas las demostraciones de apoyo y cariño que le han brindado en este tiempo de su episcopado. Y les exhorta a obedecer a la autoridad legítimamente constituida. También solicita la oración de todos por esta nueva etapa que emprende al servicio del Señor y de la Iglesia.

------------------------

Estén siempre muy cerca del Obispo

27 Septiembre 2014 http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=25&Itemid=81

Una emotiva carta es dirigida a los seminaristas por el ex Obispo y creador de los Seminarios Mayor San José y Menor San Andrés, Mons. Rogelio Livieres; llamándolos a estar siempre muy cerca del Obispo, tal como él siempre les enseñó. También les dice: “estén contentos, amen a Dios, estudien pegados al Magisterio y a la Tradición”.

------------------------------------

RESUMEN EXPLICATIVO DE LA VISITA APOSTÓLICA

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=3861:resumen-explicativo-de-la-situacion&catid=34:apoyo-a-nuestro-obispo&Itemid=86

La Visita Apostólica

Oficialmente, el Nuncio Apostólico en Paraguay avisó en conferencia de prensa el 2 de julio de 2014 que la Diócesis de Ciudad del Este recibiría una inminente Visita Apostólica «a fin de ofrecerle una asistencia para el bien de aquella Iglesia particular». Oficiosamente, los medios de prensa dijeron que se trataba de una verdadera «intervención a la Diócesis», es decir, de un proceso que culminaría, o con la renuncia, o con la destitución de nuestro Obispo y el stop a la obra que viene concretando.

Presentamos ahora un resumen explicativo que enmarca los hitos de esta coyuntura con sus hechos y documentos probatorios. Lo hacemos en el estilo llano y directo del Pueblo de Dios, y con la honestidad y transparencia a la que nos tiene habituados Mons. Rogelio.

Los capítulos de esta historia

1. Lugo y Livieres

El Obispo paraguayo más famoso, sin duda, es el «padre-Obispo» Fernando Lugo,  ex-Presidente de la República. Asumió como Presidente en agosto de 2008, luego de haber sido dispensado de sus obligaciones como consagrado y volver al estado laical. Fue destituido en 2012, tras un juicio político en el Congreso.

Lugo y la minúscula pero inteligente izquierda del país jamás habrían llegado al poder, derrotando al Partido Colorado, sin una alianza con la primera minoría, el Partido Liberal, y el apoyo masivo (expreso o tácito) de la Iglesia jerárquica. Desde hace décadas, en Paraguay han sido sistemáticamente designados como Obispos sólo candidatos de cierta tendencia anti-Partido Colorado y, además, embebidos en una formación difusa en los derivados ideológicos de la Teología de la Liberación.

Como toda regla, tuvo su excepción: Mons. Livieres alzó la voz (muy públicamente) para oponerse a la candidatura de Lugo, quedando así como el único defensor de la postura del Vaticano. Las críticas que señaló fueron de dos tipos. Por una parte, se opuso a la confusión fundamentalista entre religión y política causante de que Lugo y tantos otros consagrados abandonaran sus compromisos evangélicos para «meterse en política». Por otra, advirtió sobre la irresponsabilidad moral y administrativa del candidato, encubierta por tantos eclesiásticos y religiosos, pues «todos sabían».

  1.  Opinión de Mons. Rogelio respecto de Fernando Lugo. [Entrevista]
  2.  Obispos piden a Lugo renunciar para evitar violencia.
  3.  Mons. Livieres había manifestado en varios momentos su postura con relación a Fernando Lugo cuando éste aún era Obispo de San Pedro.

2. LA «COMUNION ECLESIAL»

La polémica en torno a Lugo no fue la primera ocasión en que Mons. Livieres revolvió el Obispero. La acusación de que «rompía con la comunión eclesial» comenzó antes incluso de que pusiera un pie en la Diócesis y, por lo tanto, de que pudiera «meter la pata». Efectivamente, la Conferencia Episcopal escribió a san Juan Pablo II expresando su vivo desacuerdo con el nombramiento del nuevo hermano que ni siquiera había estado en la terna de los candidatos, siendo «impuesto» por Roma. Algunos líderes laicos también se hicieron eco de estas protestas. La Santa Sede no cedió. Y después, contra viento y marea, como la barca del Evangelio, sostuvo al nuevo Obispo en su gestión.

Pero la Conferencia Episcopal no olía tan mal. Definitivamente, Mons. Livieres, del Opus Dei, representaba una orientación eclesial distinta al férreo modelo dominante. En honor a la verdad, hay que reconocer que él nunca pretendió imponer sus lineamientos pastorales a los otros Obispos. No tomó una actitud de contraposición sino de complementariedad enriquecedora de la Iglesia. (Con frecuencia, se confunde a la unidad en la fe y el amor, la auténtica «comunión eclesial», con uniformidad impuesta.)

Un momento particularmente difícil para la convivencia episcopal se produjo con la filtración de una carta confidencial y personal que Mons. Rogelio entregara en manos del Papa Benedicto XVI, a pedido de Su Santidad, durante la visita ad limina. Como ocurriera después con el «Vatileaks», fue filtrada a la prensa desde el mismo Vaticano (¿por algunos de los agentes que buscaron hacerle daño al Papa emérito?). La carta insistía sobre la necesidad, si se quiere de veras superar la crisis de la Iglesia, de elegir a los futuros Obispos entre los mejores candidatos desde el punto de vista de la vida de la fe y la idoneidad litúrgica, sapiencial y de gobierno; y no entre aquellos «aceptados por todos» para mantener el statu quo.

El Obispo de Ciudad del Este, digno hijo de su padre exiliado seis veces por el gobierno militar de Stroessner, resultó ser un infatigable peleador por su libertad religiosa y la de sus fieles.

Algunas noticias de la "comunión eclesial" vivida por nuestra diócesis:

  1. Mons. Rogelio Livieres participa de la 193 ª Asamblea Plenaria Ordinaria de la CEP.
  2. Mons. Rogelio Livieres asistirá a la toma de posesión del nuevo Obispo Castrense.
  3. La Pastoral Social se une para ayudar a los más necesitados del Chaco.
  4. Mons. Rogelio Livieres recibió la visita de los miembros de la Pastoral Familiar Nacional.
  5. Mons. Livieres participa de la Asamblea Plenaria Extraordinaria de la CEP.
  6. Diócesis de Ciudad del Este será la sede de la XIV asamblea nacional de la Pastoral Familiar.
  7. Mons. Rogelio Livieres participa de la primera Asamblea Plenaria Ordinaria de la CEP.
  8. Miembros de la Vicaría para Catequesis de nuestra Diócesis participaron de la Reunión de Coordinación Nacional.
  9. Mons. Rogelio Livieres participa del retiro de los Obispos del Paraguay.
  10. Sacerdote de nuestra Diócesis, especialista en Sagrada Liturgia participó del 1er. Encuentro Nacional de Liturgia.
  11. Mons. Livieres participa de la última reunión del año de la CEP.
  12. Mons. Rogelio Livieres participará de la primera reunión de la Conferencia Episcopal Paraguaya.

3. LOS RELIGIOSOS

Los desencuentros se dieron también con la Conferencia de Religiosos del Paraguay. No se debieron a una incomprensión de la vida religiosa, que claramente ha fomentado Mons. Rogelio en su Diócesis, sino más bien a la profunda crisis de identidad y disciplina que sufren muchas comunidades, especialmente de origen o formación europea.

Buena parte de los religiosos a nivel nacional se identificaron con la actuación de Lugo. Además, cuando se produjeron casos de agudas crisis sociales, como fue la masacre de Curuguaty en esta Diócesis, puntapié que precipitó la caída política del ex-Obispo, emitieron pronunciamientos y asumieron posturas en cierta disonancia con la fe. Citando al derecho canónico, Livieres prohibió so pena de sanciones la instrumentalización política o ideológica de la pastoral social. También objetó una falsa «pastoral indígena» que, en contraposición a los santos misioneros de tantos siglos, quiere impedir el derecho de los nativos a que se les predique la Buena Nueva del Evangelio.

Los numerosos sacerdotes, seminaristas, religiosos y laicos que el Obispo sí ha movilizado durante crisis sociales y catástrofes naturales han intervenido con energía, pero siempre desde lo estrictamente espiritual y humanitario. El principio seguido ha sido sencillo: «a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César».

Notas sobre la masacre de Curuguaty.

  1. Carta abierta del Obispo de Ciudad del Este con motivo de los graves actos ocurridos en Curuguaty.
  2. Misión Pastoral en Curuguaty: “Estamos llegando casa por casa y transmitiendo la paz y el corazón de Cristo en esta enlutada ciudad”, indicó el Vicario Pastoral para Canindeyú.
  3. Mons. Livieres animó a la ciudadanía de Curugaty durante la celebración Eucarística.
  4. Jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional recibió a la comitiva Diocesana de Ciudad del Este en el lugar de la tragedia armada.
  5. En Curuguaty sacerdotes piden paz y tranquilidad 
  6. Vicario Territorial de Canindeyú logra que los pobladores y campesinos se unan por la paz y no sean objeto de instrumentalización política. 
  7. Seis de los siete sacramentos fueron administrados durante las Misiones Juveniles Católicas.
  8. Santa Misa por las víctimas de Curuguaty.
  9. Misión en Curuguaty con administración de sacramentos.

4. EL CLERO

Varios de los 16 sacerdotes diocesanos que encontró a su llegada Mons. Livieres tuvieron reservas frente a las nuevas líneas pastorales y a la renovación de la disciplina eclesial. La incomprensión llegó a tal punto que, con el sostén de algunos Obispos, 10 de estos sacerdotes escribieron al Papa Benedicto XVI pidiendo «la intervención». Pocos meses después, unos 150 sacerdotes del resto del país, en su mayor parte religiosos, hicieron lo mismo. Fue el Arzobispo de Asunción, fino y distinguido opositor de Mons. Rogelio, quien acercó a Roma la protesta. El Papa, sin embargo, no respondió y, en cambio, sugirió a Mons. Livieres que era necesario «formar un nuevo clero». La propuesta fue un sabio consejo: la inmensa mayoría del clero diocesano, ahora joven y numeroso (un poco más de 70), sienten al Obispo como a su Padre, lo ven como a su Pastor y comparten sus orientaciones pastorales.

En cuanto a los laicos locales, sólo un grupo muy reducido, aunque vociferante y sostenido desde afuera de la Diócesis, mantuvo una actitud crítica, particularmente un tal Javier Miranda, de quien hablaremos al final. Sin contar con algunas excepciones, los laicos y sus dirigentes, tanto de los movimientos ya aprobados a nivel nacional o internacional, como de los numerosos que fue reconociendo, promoviendo y guiando Mons. Rogelio durante su ministerio, todos apoyaron y apoyan a su Obispo, que tanta libertad y espacio de acción les dio «para hacer lío» y avanzar en la evangelización y la misión continental de Aparecida.

  1. 10.000 fieles agradecen al Papa el Año Sacerdotal y el Seminario Mayor diocesano. [Noticia]
  2. Declaración de los Curas Párrocos en apoyo al Obispo. [Noticia] 
  3. Curas Párrocos apoyan con firmas a Livieres Plano. [Noticia]
  4. Carta enviada por el clero diocesano al Papa Francisco en apoyo a Mons. Livieres. [Carta]
  5. Carta enviada por las Congregaciones y Comunidades Religiosas al Papa. [Carta]
  6. Carta a Su Santidad, de los Movimientos y Comunidades laicales. [Carta]

5. NUEVOS SEMINARIOS PARA EL TERCER MILENIO

Cuando el 3 de octubre de 2004 Monseñor Livieres asumió como Obispo de Ciudad del Este, no tardó en descubrir el mayor desafío que lo esperaba: disponía de poco más de 70 sacerdotes (entre religiosos y diocesanos) para atender espiritualmente a una población de alrededor de 1.000.000 de almas, es decir, 1 pastor para más de 10.000 ovejas. La perspectiva a futuro era todavía peor, con apenas una decena de seminaristas diocesanos formándose en el Seminario Nacional de Asunción.

No es preciso explicitar la gravedad de la situación a quienes reconocen con humildad «teocéntrica» que la Iglesia fundada por Jesucristo «vive de la Eucaristía», es decir, de los sacramentos en los que Él «está con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo», y cuya administración fiel encomendó a los sacerdotes.

Sin rentas y sin estudios de factibilidad, Monseñor tomó de inmediato la decisión estratégica de asumir como primera prioridad de su ministerio lo que le señalaban el Directorio para los Obispos y el Código de Derecho Canónico: aprobó la apertura de su propio Seminario diocesano.

Pronto se descubrió por qué el Dueño de la Viña lo había elegido como Obispo: el Padre Rogelio había atraído y cultivado numerosas vocaciones al Opus Dei. Lo mismo hizo en su Diócesis, donde la pastoral vocacional no es delegada. Cada domingo, con la cooperación de un grupo animado de formadores, el Obispo atiende en su propia casa a todos aquellos interesados en considerar una vocación sacerdotal. Un poco de deporte, una charla de formación, dirección espiritual y confesión, adoración al Santísimo y rezo del Rosario, una tertulia con preguntas «a quemarropa» y una ansiada merienda hacen al mágico resultado de unos 130 interesados por año, de los cuales son admitidos un promedio entre 30 y 40. El secreto del éxito, además del interés directo y personal del Obispo, está en el entusiasmo con que los mismos aspirantes y los seminaristas salen a pescar vocaciones entre amigos, parientes y conocidos (marketing viralizador…).

El Seminario Mayor San José ha sido ya evaluado positivamente por la Santa Sede en reiteradas cartas, y ha ordenado a más de 60 sacerdotes al cabo de 10 años. Pero Mons. Rogelio, preocupado por mejorar la calidad de sus pescas y la crisis del sistema educativo general, creó en 2012 el Seminario Menor San Andrés. Paralelamente, buscando una aplicación más radical de los lineamientos del Concilio Vaticano II y los documentos posconciliares sobre la formación sacerdotal, inició la experiencia del Instituto de Formación Sacerdotal San Ireneo de Lyon. Por el momento, esta casa de formación sólo funciona en su ciclo propedéutico, basado en la enseñanza de las artes liberales clásicas y la discusión en clases-seminario de los Grandes Libros de la cultura occidental.

  1. Cartas Laudatorias de la Santa Sede respecto del Seminario Diocesano.
  2. El Plan de Formación Intelectual.
  3. Carta de la secretaría de Estado del Vaticano sobre la relación presentada por el Seminario Diocesano.
  4. P. Emilio Grasso escribe interesante artículo sobre su visita al Seminario Mayor San José.

6. LA PIEDRA DE ESCÁNDALO

La decisión de formar a sus propios seminaristas como un padre educa a sus propios hijos tomó por sorpresa a la Iglesia en el Paraguay. Los Obispos se resistieron de entrada a esta peregrina idea, pues rompería (y rompió) el esquema monolítico de formación sacerdotal (tanto de diocesanos como de religiosos) que había sido acordado con la creación del Seminario Nacional y su Instituto de Teología, el siglo pasado.

En vano la Santa Sede les recordó el derecho y la conveniencia de que cada Obispo cuente con su propio Seminario cuando esto es posible. «¿Para qué un nuevo Seminario, si siempre ha habido uno solo?», se plantean los que aún hoy no parecen haber reflexionado sobre la indicación del nº 33 de Evangelii Gaudium: «abandonar el cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así”».

7. El PADRE CARLOS URRUTIGOITY

Un capítulo aparte en esta historia de oposición a nuestro Obispo y al nuevo Seminario es, sin duda, el ataque contra el Padre Carlos. Llegó a la Diócesis en 2005, junto con otros sacerdotes y laicos que después establecerían las Comunidades Sacerdotales de San Juan. Vino recomendado por algunos Cardenales con funciones en la Santa Sede (uno de ellos, elegido pocos días después Sucesor de Pedro). Traía a cuestas una dura campaña de difamación y calumnia en EE.UU., sobre la que Mons. Livieres escribió una detallada carta aclaratoria.

Desde un comienzo probó ser un cercano colaborador del Obispo. Por eso mismo, su caso fue utilizado como un caballito de batalla para cuestionar los logros pastorales en la Diócesis y, especialmente, la formación del nuevo clero, ya que él ayudó en los comienzos a formar el nuevo Seminario. Después dejó esa actividad para asistir al Obispo en la Curia diocesana.

No obstante los reiterados desmentidos desde el Obispado, una prensa repetitiva y autorreferencial siguió citándose y recitándose sobre supuestas «acusaciones de pedofilia» que, en realidad, jamás existieron. En Paraguay, estas campañas han sido generalmente encabezadas por el mismo periódico que, anteriormente, había forzado la renuncia de otro Obispo Livieres. (La justicia, también en este caso, dejó posteriormente en claro la falsedad de esas acusaciones, hechas por testigos pagados en una maniobra destituyente.) La prensa, en el caso del Padre Carlos, fue azuzada por los opositores eclesiásticos paraguayos que ya mencionamos, y que tienen influyentes contactos en EE.UU. y en Roma, con los cuales comparten idénticas tendencias y lobby.

De todo, en fin, menos pruebas de pedofilia. Porque, mal que les pese a los detractores, no hay acusación de víctima alguna, sino un refrito de calumnias hechas por terceros interesados. Por eso nunca prosperó proceso penal alguno, ni condena en tribunal de ningún país ni de la Santa Sede. Y para colmo de bienes, su heterosexualidad ha quedado confirmada por dos evaluaciones psicológicas independientes, una en los EE.UU. y otra en Canadá, que también descartaron la presencia de psicopatías o desórdenes de personalidad.

Tampoco es cierto que se hayan ido sumando cada vez más acusaciones, aunque siempre sin poder probarse. Todas se reducen a la repetición testaruda de las inventadas hace varios años, no por presuntas víctimas, sino por dos perseguidores ideológicos del Padre Carlos quienes, uno en Argentina y otro en EE.UU., alimentaron sendas campañas: una, conventual; y la otra, mediática y cibernética. El primero fue un sacerdote «sedevacantista» argentino que no reconoce a ningún Papa desde san Juan XXIII hasta Francisco y que, además, se hizo «consagrar obispo», inválidamente para la Iglesia católica. El segundo fue un norteamericano, un ex-empleado descontento porque el Obispo de Scranton, Mons Timlin, lo había apartado de un proyecto educativo del que quería adueñarse.

La única acusación presentada contra el Padre Urrutigoity ante el fuero penal americano (en nombre de una persona adulta llamada Michael Prorock) fue desestimada in limine (de entrada) por las investigaciones independientes de dos fiscales en Pennsylvania.

Quedan en claro, entonces, dos conclusiones clave: 1ª) que la acusación contra el Padre Carlos no implicaba un caso de pedofilia, pues el denunciante era mayor de edad cuando habrían ocurrido los supuestos hechos; 2ª) que, a causa de la desestimación de los fiscales, nunca se inició una causa penal en los EE.UU..

En los tribunales de la Iglesia, la Congregación para la Doctrina de la Fe negó la posibilidad de abrir un proceso canónico penal por la misma razón: no había ninguna acusación de pedofilia.

Este fracaso de la acusación penal perjudicó seriamente a los abogados del acusador en su propósito de obtener una suculenta indemnización en el fuero civil como es habitual en los EE.UU., adonde acusaron de diversos delitos al Obispo James Timlin, a la Diócesis de Scranton y algunos de sus sacerdotes, a la Fraternidad San Pedro, a la Academia Saint Gregory’s, y a la Society of Saint John, fundada por el Padre Carlos.

Para las personas no habituadas a los intríngulis legales, es necesario aclarar que, por un mismo motivo, pueden iniciarse dos juicios independientes: uno en el fuero penal y otro en el civil. El éxito de este último, es decir, el monto de dinero a obtener como reparación por daños y perjuicios, queda muy debilitado si fracasa la denuncia penal.

Pero en los EE.UU., vale la pena intentarlo porque, aunque las acusaciones en el fuero penal ni siquiera hayan llegado a juicio –por falta de hechos o inexistencia de pruebas– hay en su sistema legal más posibilidades de lograr algún dinero a través de una causa civil. En efecto, como los costos para defender la inocencia ante la justicia civil americana son elevadísimos (se estima que, en promedio, una Diócesis debe gastar un promedio de U$ 2.000.000 en cada caso), es norma de hecho llegar a un acuerdo prejudicial con aprobación del juez del caso.

La Society of Saint John, que se negó en principio a llegar a un arreglo, fue forzada por la Diócesis de Scranton, ya dirigida por Mons. Martino, a sumarse a un acuerdo total por U$ 450.000, de los cuales le correspondía aportar U$ 55.000, una cifra insignificante para los montos usuales en estos casos y que se explica porque los abogados acusadores carecían de pruebas mínimamente sólidas para pretender más dinero de la Society o para desechar el acuerdo propuesto e iniciar el juicio civil. La Society of Saint John impuso como condición para firmar el acuerdo que los acusados dejaran asentada por escrito, una vez más, su inocencia, y que el acusador, por su parte, renunciara de igual modo a cualquier otra campaña posterior de acusaciones o a otra acción civil.

Se ve que en todas partes, «por la plata baila el mono», sin importar el engaño al público ni el descrédito de los inocentes. Yendo ahora a los bailarines de Ciudad del Este, el 23 de julio de este año, en la causa 2014-6130 del Juzgado Penal de Garantías Nº 6 de Alto Paraná, la fiscal a cargo, María Graciela Vera Colmán, ha solicitado se desestimen y archiven, por carecer en absoluto de cualquier sustento probatorio, las acusaciones iniciadas ¡telefónicamente! ante la Fiscalía por una radio de Asunción contra el Presbítero Urrutigoity «por supuesto abuso sexual en niños, no mencionando nombre de víctimas… además de no identificar… dirección y/o fecha (o) lugar en que ocurriera el hecho denunciado». Todo provino de las diatribas hechas –y grabadas– en un programa de Radio Unión por el conocido denunciante serial Javier Miranda quien, intimado por la fiscal a comparecer para «declaración testifical», jamás se presentó ni envió evidencia alguna, confirmando así sus innegables condiciones actorales.

Pastor, y no mercenario que huye ante lobos, Mons. Livieres se mantuvo siempre inflexible en la defensa de inocentes. En el caso del Padre Carlos, lo hizo incluso frente a aquellos que, aún reconociendo la justicia del caso, encontraban imprudente, primero su recepción en la Diócesis, y, luego, su promoción a distintos cargos, ya que tales acciones implicarían poner en peligro la imagen de la gestión y la «carrera eclesiástica» del Obispo. Sin embargo, Monseñor Rogelio juzgó más realista y acertado aprovechar los recursos humanos concretos que la Providencia le ponía a mano.

A pesar de la ocasional algazara mediática y protesta clerical, el Vaticano respetó la decisión del Obispo y, luego de un prudente tiempo de espera y experiencia en la nueva Diócesis, autorizó la incardinación del Padre Carlos en Ciudad del Este por medio de su Representante, el Nuncio Apostólico en el Paraguay, con el consentimiento del Obispo excardinante. Además, ese mismo año emitió la carta laudatoria dando su consentimiento a la elevación como Sociedad de Vida Apostólica de las Comunidades Sacerdotales de San Juan.

En lo que respecta al juicio del Pueblo de Dios en la Diócesis, los seminaristas, sacerdotes, religiosos y laicos de la Diócesis en su conjunto apoyaron y apoyan al Obispo y al sacerdote, siendo después de casi 10 años testigos directos de su ejemplar ministerio y sus cualidades humanas y honestidad moral. Estos apoyos no hay que suponerlos. Han quedado plasmados, para quien quiera examinarlos, en manifestados escritos y firmados a la prensa y al público general. Lo que es más, cuando llegó la hora de nombrar a un nuevo Vicario General, consultados los sacerdotes y los dirigentes laicos, casi por unanimidad propusieron al Padre Carlos como el candidato de su elección. Aunque él mismo se opuso a la idea por parecerle imprudente, el Obispo confirmó respaldó la decisión de su presbiterado y laicado.

Cabe destacar finalmente que, cuando Mons. Livieres se enfrentó a verdaderos casos de corrupción o violaciones del celibato sacerdotal, en cualquiera de sus formas, no dudó en proceder, incluso frente a fuertes presiones, conforme a derecho, castigando proporcional y medicinalmente a los culpables.

  1. Carta Informativa sobre el Pbro. Carlos Urrutigoity [Resumen de la cuestión].
    1. Informes psicológicos. Padre Groeschel y Southdown Institute [Documentos].
    2. Recomendaciones. [Documentos]
    3. Conclusiones sobre las supuestas acusaciones de pedofilia. [Documentos]
    4. Proceso de incardinación a Ciudad del Este. [Documentos]
  2. Carta de los Seminaristas sobre campaña de calumnias contra el Obispo y Formadores.
  3. Pedido de los fieles solicitando la permanencia del P. Carlos Urrutigoity.
  4. Transparencia y coherencia de Mons. Livieres frente a casos de pederastia. [Entrevista]
  5. Las Comunidades Sacerdotales de San Juan. Documentos y recomendaciones. [Documentos]
  6.  Fiscalía desestima la denuncia contra el Pbro. Carlos Urrutigoity. [Documentos]

8. MONS. PASTOR CUQUEJO

El Arzobispo de Asunción se sumó públicamente a una nueva ola de ataques contra el Padre Carlos, al afirmar ante la prensa que su caso no estaba claro y que podría, en calidad de Arzobispo Metropolitano, solicitar a la nueva administración en Roma que reabra la investigación de la Congregación para la Doctrina de la Fe cerrada in limine bajo Benedicto XVI por falta de acusación de menores.

Indignado, Mons. Livieres le respondió en el terreno en el que se había pronunciado el Arzobispo. Lo hizo porque sus reiteradas aclaraciones eran descreídas abiertamente y porque se pedía contra toda justicia la reapertura de una investigación sin que hubiera nuevas acusaciones ni nuevos elementos de juicio. La piedra tirada por Mons. Cuquejo estaba dirigida no sólo a poner en duda la probidad de lo actuado por Mons. Livieres, sino de la misma Santa Sede.

Sin rodeos de su parte, aunque quizás con exceso, señaló al Arzobispo la incongruencia de alegar escándalo y solicitar investigaciones públicas cuando el mismo Mons. Cuquejo había sido no sólo acusado, sino procesado por actividad homosexual, y no por terceras personas, sino por implicados directos.

El Papa acepta la renuncia por edad de Pastor Cuquejo al arzobispado de Asunción mes y medio después de ser presentada

  1. Nuevo ataque a la Iglesia Católica con viejos argumentos. [Noticia]
  2. Monseñor Cuquejo, vocero de disidentes. [Vea final del artículo].

Miércoles, 04 de Junio de 2014

La Santa Sede, después de cumplir con todos los requerimientos canónicos, había pedido a la Iglesia Diocesana de Ciudad  del Este la incardinación del Pbro. Carlos Urrutigoity, muestra de la total trasparencia con la que actuó Mons. Rogelio Livieres.

Condenamos como alevosas las reiteradas publicaciones del Diario ABC Color y

Le pedimos tanto al Director del Diario ABC Color como al Arzobispo de Asunción, una retractación pública a fin de rectificar la imagen de la Iglesia que hoy por hoy está siendo nuevamente manchada.

9. NUEVAS COMUNIDADES

Como suele criticarse a padres con más de dos hijos, se ha cuestionado el número de vocaciones sacerdotales y de los nuevos carismas laicales y religiosos, planteando una falsa oposición entre cantidad y calidad. Incrédulamente, algunos se preguntan si es posible que Dios bendiga tan generosamente a una Diócesis, o si la multiplicación es más bien fruto de la negligencia y el afán de estadísticas.

El árbol se juzga por sus frutos. El juicio del pueblo sobre sus nuevos pastores es muy positivo y están encantados con los variados servicios que les proveen las comunidades religiosas y los movimientos laicales. Claramente, siempre se puede hacer más y mejor. Seguramente la Visita Apostólica aportará sugerencias y correcciones que permitan llegar aún más lejos.

Pero es innegable que Ciudad del Este, hasta hace poco conocida por su contrabando y otros tráficos, se ha ido convirtiendo en un centro de vitalidad espiritual, religiosidad y cultura reconocido en el país. Es difícil recorrer las calles de la ciudad sin observar jóvenes sotanas y hábitos religiosos. Cada fin de semana, hay unas 2.000 personas que salen de sus periferias y pobrezas humanas para participar de retiros de conversión y formación, organizados mayormente por laicos acompañados de sus capellanes. Por su parte, los múltiples cursos de formación para dirigentes sobre Biblia, liturgia y catequesis cuentan con gran participación de asistentes.

Nuevas comunidades y espiritualidad

  1. Mons. Rogelio admite a nuevas comunidades eclesiales en nuestra diócesis.
  2. Mons. Livieres inauguró el Comedor para indígenas “San Juan Diego”.
  3. Obispo promueve nueva experiencia de vida religiosa contemplativa: Monjas Faustinas.
  4. Comunidad Misionera de Jesús, aprobada por Mons. Livieres en el 2006.
  5. Mons. Livieres inaugura y consagra el templo del Seminario Menor de los Agustinos

Cultura

  1. “Requiem de Mozart”, un evento sin precedentes en Paraguay.
  2. Murales de la Parroquia Espíritu Santo.

10. TEMAS ECONOMICOS

Nos ocupamos ahora de los alegatos relacionados con las finanzas. Dos son los cargos en este rubro: la malversación de las donaciones otorgadas por la Binacional Itaipú y la dilapidación del patrimonio inmobiliario de la Diócesis.

Itaipú donó a la Diócesis una importante cantidad de dinero (unos U$ 300.000) que el Obispo destinó por completo a la manutención del Seminario. Fue acusado por el Sr. Javier Miranda de malversación de fondos y de estafa a los pobres y necesitados de la región. Mons. Rogelio justificó su decisión señalando que los futuros sacerdotes serían los más efectivos agentes de cambio social y, por lo tanto, que era el mejor modo de servir a los pobres en el largo plazo. La Justicia del Paraguay le dio la razón a Mons. Rogelio en todas las instancias, incluída la Corte Suprema, reconociendo la razón de su proceder y comprobando que se había gastado hasta el último centavo en cubrir las necesidades de la Iglesia, sin desviaciones a bolsillos de particulares.

Siempre bajo la urgencia de conseguir los fondos para pagar por la educación de casi 200 seminaristas y el desarrollo de pastorales cada vez más activas y variadas, es decir, en orden a capitalizar espiritualmente a su Diócesis, el Obispo, sin rentas disponibles por ser muy reciente la creación de la misma, procedió a vender algunos inmuebles que no tenían usos pastorales ni producían otros beneficios económicos. Lo mismo habían hecho sus predecesores, incluso sin haber tenido Seminario propio que mantener. A pesar de esto, el Sr. Miranda lo denunció como una maniobra dolosa e irresponsable.

De todos modos, para buscar una solución definitiva a esta precariedad económica, el Obispo, siguiendo la recomendación que había recibido por parte del Nuncio Apostólico al asumir su cargo, ha comisionado a laicos calificados el estudio y ejecución de proyectos que produzcan rentas en el futuro para cubrir al menos el 75% de los costos operativos estimados.

  1. Nuestra Diócesis debe generar rentas para cubrir los gastos de la evangelización. [Entrevista]
  2. Sentencia de desestimación de la causa de las falsas denuncias contra Mons. Rogelio Livieres. [Documento]
  3. Proyecto de rentas de la Diócesis: Camposanto San Marcos.

11. JAVIER MIRANDA

La nota tragicómica de esta saga le corresponde a Javier Miranda, un agitador político poco familiarizado con el rigor de la verdad. Autoproclamado «Presidente de los Laicos del Alto Paraná», aunque no lo siga ningún movimiento laico, viene acusando tan obstinada como contradictoriamente a Mons. Rogelio y a sus colaboradores de los crímenes más variados, llegando en sus fabulaciones a afirmar en la prensa que tenía pruebas fehacientes de que el Obispo había contraído en un casino de Uruguay una deuda por millones de dólares (sic).

Aunque desautorizado por los hechos –y hasta por los falibles tribunales humanos– sigue siendo títere útil de ciertos grupos de izquierda y de los oponentes eclesiásticos de siempre. Eso sí, con éxito y apoyo popular escasísimo.

  1. Respuesta de Mons. Rogelio al señor Javier Miranda. [Carta]
  2. Los 70 Movimientos laicales de la Diócesis repudian la actitud del ex catequista Javier Miranda. [Noticia]
  3. Manifiesto de fieles autoconvocados en apoyo al Obispo Rogelio Livieres.
  4. Solicitada de los Movimientos y Comunidades Laicales en repudio a miembros de la ex-JUDILA.
  5. Asociación de Abogados defiende inocencia de Mons. Livieres.

12. QUE LA HISTORIA NO SE REPITA

El crecimiento y pujanza del Pueblo de Dios en el Paraguay fue cruelmente mutilado a raíz del injusto proceso y supresión de los misioneros jesuitas a fines del siglo XVIII. También ellos fueron acusados por eclesiásticos cuestionables en alianza con poderosos lobbies y políticos.

Los que apuestan a que la historia se repita ahora en nuestra Diócesis pueden llevarse la sorpresa de descubrir que, esta vez, el Obispo de Roma es un heredero de esos jesuitas calumniados y suprimidos, dispuesto a escribir la historia de un modo nuevo.

---------------------------------

Enviado por canali_ el Vie, 04/07/2014 - 12:04

Toda la campaña contra el Padre Urrutigoity fue orquestada por el antiguo rector de La Reja, que ahora es "obispo" sedevacantista en Chile, por no haberle secundado en sus proyectos. Y más tarde por al salir de Winona, por algunos laicos sedevacantistas, pues hay que notar, que en su día Monseñor Lefebvre, expulsó sin contemplaciones, a todo el profesorado del seminario de Norteamérica por esa razón, y se regocijaban cuando alguien salía de San Pío X para ser sedevacantista pero orquestaban persecuciones mediáticas, si se adhería a la Iglesia.
El Obispo de Ciudad del Este, como buen jurista, no se va por las ramas, sino que documentalmente expone hechos: Carta laudatoria de Ecclesia Dei, recomendación con informe positivo y exculpatorio de la CDF. Toda la base de los ataques de la progresía contra las Comunidades de San Juan y contra el Sr. Obispo de Ciudad del Este, se basa en la citada campaña mediática, que en Francia hizo correr mucha tinta en las páginas de una Revista sedevacantista, que cerró tras una querella interpuesta por el abbé De Cacqueray: su nombre era Virgo Maria.

--------------------------------------

Enviado por canali_ el Vie, 04/07/2014 - 12:21

Comunidades de San Juan en Paraguay:

http://blog.csanjuan.org/index.php?option=com_k2&view=itemlist&layout=ca...

------------------------

Enviado por Dahrendorf el Jue, 03/07/2014 - 18:39

Este asunto es de hace diez años. El obispo de Scranton, mons. Timlin, era muy amigo de las comunidades tradicionales de misa antigua. Varias se instalaron en su diócesis y él las acogió y a varias las erigió. Incluso el entonces seminario de la FSSP estaba en su diócesis. Cuando se jubiló, su sucesor [Mons. Martino] no era, digamos, tan entusiasta. Todas estas comunidades tuvieron que emigrar, otras fueron suprimidas o se extinguieron. Una de ellas era la Society of Saint John.
En pleno follón por la pederastia, llega una denuncia contra, no sólo el padre Urrutigoity, sino contra toda la Society of St. John. Resulta que en convivencias y campamentos los sacerdotes dormían con los chicos y alguna vez les habían dejado probar cerveza. En el clima de esos años esto bastaba para considerarlo una conducta sospechosa. El anterior obispo los defendió a muerte. El nuevo no los condenó, pero como no le gustaban se los quiso quitar de encima. Y al obispo Livieres, supongo que con pocos mimbres para trabajar en su diócesis le vino muy bien la ayuda de estos sacerdotes de mentalidad tradicional. Que sí son sucesores de la anterior comunidad, por mucho que el obispo se acoja al tecnicismo legal para decir que no. No habrá ordenado a seminaristas de la FSSPX... pero el padre Urrutigoity sí es ex FSSPX.
Esto es lo que yo sé y creo que son los hechos. Obviamente no puedo estar seguro al cien por cien ni poner la mano en el fuego por nadie. Pero ya me daba en la nariz a mi que este asunto le iba a traer problemas. ¿Qué obispo no tendría problemas en Latinoamérica tras haber acogido a sacerdotes provenientes del lefebvrismo? Lo extraño es que no lo hayan masacrado antes.

--------------------------------------

Enviado por ruthraiter el Mar, 15/07/2014 - 03:49

Las acusaciones al P. Urrutigoity nacieron hace años en Scranton, EEUU, por intereses económicos: Una persona , (lamentablemente, un lobo disfrazado de pastor) se quería quedar con las grandes donaciones que muchas familias habían hecho al P. Urrutigoity, y por intereses ideológicos, a algunos les molestó la sana ortodoxia del P. Carlos U.

------------------------------------

Livieres defiende a Urrutigoity:
"Me parece muy importante dejar en claro, una vez más, que es una mentira absoluta que el Pbro. Carlos Urrutigoity haya sido acusado por ningún menor de abuso sexual. Prueba de esto que aquí afirmo es la carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe a Mons. Joseph Martino de 20 de julio de 2005 (Prot. N. 238/2004-21480). Ningún menor lo ha acusado jamás. Han sido otras personas las que lo acusaron por Internet. Y en cuanto a esto último, los fiscales de EE.UU., que en dos oportunidades investigaron dichos alegatos, no encontraron ninguna prueba de crimen y por eso no dieron lugar a ningún juicio penal".

-------------------------------------

Enviado por Gloria Inés Che... el Mié, 09/07/2014 - 04:57

El obispo ya nos había explicado la situación del P. Carlos Urrutigoity años atrás, este blog copió la carta del sitio web de la diócesis: http://observadorcde.blogspot.com.br/2009/03/carta-informativa-sobre-el-...
Aquí les dejo otro link donde pueden enterarse quienes lo persiguen y por qué:
http://observadorcde.blogspot.com.br/2009/03/encontre-algo-en-el-blog-de...
Los feligreses de Ciudad del Este han pedido su permanencia en la diócesis:
http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=800...

-----------------------------------

El Nuncio informa sobre la Visita Apostólica a la Diócesis de Ciudad del Este

Miércoles, 2 de Julio de 2014 12:44

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=3817:en-conferencia-de-prensa-el-nuncio-informo-sobre-la-visita-apostolica-que-tendra-en-la-diocesis&catid=25:noticias-de-la-diocesis&Itemid=81

El Nuncio Apostólico del Paraguay, Mons. Eliseo Ariotti, anunció en una conferencia de prensa esta mañana, que durante el próximo mes de julio tendremos en la Diócesis de Ciudad del Este la visita de una comitiva del Vaticano. El Nuncio resaltó durante la conferencia que Mons. Rogelio le expresó en varias oportunidades, su deseo de que nuestra Diócesis recibiera la vista de autoridades vaticanas,  para que conocieran todo el trabajo que se realiza en esta zona del país.

Mons. Ariotti resaltó que la visita que tendremos en la Diócesis Ciudad del Este será una visita como cualquier otra, que se realiza en las demás Diócesis del mundo. “Será para ver cómo está trabajando la Diócesis de Ciudad del Este, en todos los campos”, resaltó

“Desde que llegué al Paraguay, Mons. Livieres me ha pedido, en varias ocasiones, que deseaba que autoridades del Vaticano visitaran su Diócesis”.

El Nuncio manifestó que la visita será del 21 al 26 de julio, así como en el año 1996, el Seminario de Lambaré recibió la visita de autoridades Vaticanas.

Mons. Ariotti en la conferencia de prensa, también informó, que realizará un viaje a la Santa Sede para reunirse con el Papa, de manera que informará al Santo Padre sobre la situación de la Iglesia en Paraguay.

La Diócesis de Ciudad del Este espera con gran optimismo la visita de los enviados del Santo Padre.

Carta leída por el Nuncio Apostólico en conferencia de prensa.

----------------------------------

Sobre la destitución de Livieres

COMUNICADO DE PRENSA DE LA DIÓCESIS DE CIUDAD DEL ESTE

25 Septiembre 2014 http://diocesiscde.info/index.php?limitstart=14

Mons. Rogelio Livieres Plano mantuvo esta semana dos reuniones en Roma en la Congregación para los Obispos, donde se lo instó vivamente a que renuncie a su cargo por la falta de unidad en la comunión con los otros Obispos del Paraguay. 

A pesar de solicitar ver los resultados escritos de la Visita Apostólica, nunca le fueron mostrados. Tampoco se accedió a su pedido de ser escuchado y hablar con el Papa para poder defenderse y aclarar las dudas que hubiere.

Por respeto a su conciencia frente a los deberes que le tocan como Pastor de una Diócesis que, gracias a Dios, ha florecido y multiplicado sus frutos en los últimos años, se ha negado a acceder a un pedido que cree infundado y que es resultado de un procedimiento indefinido y súbito. Sin embargo, por obediencia a la autoridad del Papa ha aceptado con serenidad y tranquilidad la decisión de ser removido del cargo.

A instancias del Obispo saliente, la Diócesis de Ciudad del Este aguarda con alegría y esperanza al nuevo Pastor que la guiará hacia el Reino de los cielos, orando desde ya por quien deba asumir esta responsabilidad. María, Reina de la Paz, y san Blas, patronos de la Diócesis, protejan y guíen a todos en estas difíciles circunstancias. 

-----------------------------------

La destitución fue porque el Obispo Livieres no presentó su propia renuncia, como se le había pedido

Comunicado de Prensa de la Nunciatura en Paraguay

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=4082:comunicado-de-prensa-de-la-nunciatura&catid=25:noticias-de-la-diocesis&Itemid=81

Jueves, 25 de Septiembre de 2014 15:17

«Hoy, jueves 25 de septiembre de 2014, el Santo Padre, el Papa Francisco, ha dispuesto la sustitución del Obispo de Ciudad del Este, S.E. Mons. Rogelio Livieres Plano, y ha nombrado a S.E. Ricardo Jorge Valenzuela Ríos, Obispo de Villarrica del Espíritu Santo, como Administrador Apostólico de la "sede vacante".

»La disposición pontificia ha sido necesaria por falta de disponibilidad del Obispo Livieres Plano a presentar su propia renuncia, como se le había pedido por el Dicasterio competente, es decir la Congregación para los Obispos, después de la Visita Apostólica del pasado mes de julio.

»La mencionada Congregación comunicará la decisión papal a Mons. Livieres Plano, que actualmente se encuentra en Roma.

»El Nuncio Apostólico, S.E. Eliseo Antonio Ariotti viajará a Ciudad del Este junto con Mons. Ricardo Valenzuela Ríos, a fin de asegurar la serenidad eclesial y espiritual por aquella Iglesia particular en este delicado momento y garantizar las adecuadas medidas de continuidad administrativa y pastoral de la Diócesis de Ciudad del Este».

--------------------------------------

Monseñor Rogelio Livieres Plano, exobispo de Ciudad del Este

Nació el 30 de agosto de 1945,  realizó sus estudios de Bachiller en el Colegio San José de Asunción. Se recibió como Abogado, Notario y Escribano Público en la Universidad Católica “Nuestra Señora de  la Asunción”.

Es Doctor en Derecho Canónico por la Universidad de Navarra (España) y  especialista en Derecho Administrativo por la Escuela Nacional de Administración Pública de Madrid (España).

Fue ordenado Sacerdote el 15 de Agosto de 1978, perteneciendo al clero de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.

Ha desarrollado su servicio sacerdotal en la actividad pastoral directa como Vicario de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei en Buenos Aires, Capellán de la   Universidad Austral en Buenos Aires y en el Centro Universitario CUDES.  Ya en la ciudad de Asunción fue Capellán de la Escuela de Formación para la Asistencia de Empresas de Servicios (EFAES) y en el Centro Universitario Ycuá.

Además ha llevado adelante una labor académica como Profesor de Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Este (UNE) y en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica sede en Alto Paraná. Así como Profesor  de Introducción al Derecho en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Católica de Asunción, Profesor de Derecho Administrativo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra (España), Profesor de Derecho Canónico en el Seminario Internacional de Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei en Roma  y Profesor de Teología en la Facultad de Derecho de la Universidad Austral de Buenos Aires.

Fue nombrado obispo de Ciudad del Este por el Papa san Juan Pablo II, el 12 de julio del 2004 y tomó posesión del cargo el 3 de octubre del mismo año.

Destituido por el papa Francisco el 25 de septiembre de 2014.

Fallecido el 14 de agosto de 2015, un día antes del 37 aniversario de su ordenación sacerdotal y 16 días antes de completar sus 70 años de vida.

-----------------------------------------------

Informaciones en los comentarios de la página del Sr. de la Cigoña

-------------------------------------------

Este Obispo es del Opus Dei y formaba a sus sacerdotes según los planes de la Universidad de Navarra.

El fundador del Opus Dei escribía cartas reservadas a sus hijos (las célebres campanadas), donde denunciaba vigorosamente los terribles males del postconcilio. Y celebraba en privado la misa tradicional con la aprobación de Roma. Hoy aquel fundador español está canonizado, y su primer sucesor beatificado. Las célebres campanadas de los 70 siguen sin publicarse pero circulan por internet.

------------------------

Declaraciones de monseñor Livieres sobre la visita apostólica

Religión Digital. José Manuel Vidal, 4 de agosto de 2014

El Cardenal Santos Abril y Castelló y el Obispo Auxiliar de Montevideo Mons. Milton Tróccoli, concluyeron su visita la pasada semana. En esta entrevista, el prelado da su visión sobre la misma.

¿Cómo fue su relación personal con el cardenal Santos Abril?

Sumamente cordial. El Cardenal es una persona muy amable y se mostró en todo momento bastante interesado por la Diócesis, por los trabajos que realizamos y se fue muy contento.

¿Sintió, en algún momento, que llegaba a su diócesis con ideas preconcebidas?

Sí, y nos lo dijeron: venían con información muy mala pero los hechos la desmintieron.

Acaba de decir que a Roma se enviaron informes "calumniosos" por parte del Nuncio y de la Conferencia episcopal. ¿Con qué intención?

Se dijeron muchas cosas, en especial de nuestro Seminario. Es un capítulo que espero sea superado lo antes posible. Ocurre que la Teología de la Liberación ha marcado la formación de casi todos los sacerdotes que salieron del Seminario de Asunción y no lo digo solo yo. Entonces, cuando fundamos el Seminario San José, en donde la formación que se imparte se ajusta estrictamente a la doctrina católica, éste pasó a ser el blanco de todo tipo de cuestionamientos, hasta nuestros días.
La Santa Sede debe recordar a todos los Obispos del Paraguay, que tenemos el deber y el derecho de abrir un seminario de acuerdo a los requerimientos y siempre que tengamos posibilidades. Y el Seminario Mayor San José se rige por las normas vigentes. Del mismo han salido ya muchos sacerdotes que ahora me ayudan a mí y a otros obispos en los trabajos pastorales, porque nuestra principal función episcopal es el cuidado de las almas, que las mismas alcancen la salvación y para eso necesitamos de muchos colaboradores que sean sacerdotes.

¿La primera decisión de prohibir las ordenaciones sacerdotales en su diócesis le resulta dolorosa? ¿La va acatar?

Por supuesto que acataré, como siempre hago en lo que me manda la Santa Sede. Naturalmente, la prohibición de ordenar -que ya traían de Roma- me resultó doloroso, pero debemos comprender que es lo que siempre se hace en estos tipos de conflictos, hasta tanto se dilucide el caso.

¿La decisión de relevar a su vicario general, el padre Urrutigoity, le vino impuesta de los enviados papales?

No. Me la sugirió hace meses el Nuncio y me pareció prudente apartarlo al P. Carlos antes de la llegada de la Visita.

¿Teme que lo aparten de la sede de Ciudad del Este?

No, de ningún modo. Incluso hablamos con los enviados del Papa de planes a futuro.

¿Cuáles son sus "pecados" según sus hermanos obispos: que es usted del Opus Dei, que es demasiado conservador...?

Ellos se opusieron a mi nombramiento hace 10 años, por ser del Opus Dei y por ello supuestamente conservador (no me conocían de nada).
Yo inicié mi ministerio con facilitar los sacramentos y darle un carácter espiritual a la predicación de la Palabra. Para ello fundé un Seminario que formase un nuevo clero, como me aconsejó Benedicto XVI. Ellos lo consideran falta de unidad, de fraternidad, de caridad y de todas las virtudes. Pero no es así. La comunión se da en torno a la Eucaristía, fuente y cumbre de toda la acción de la Iglesia. Y la superación de toda la crisis actual se logrará reparando las heridas ocasionadas a la Santa Eucaristía.

Comentarios a la entrevista:

Kike G. Machuca

Saludos desde Paraguay. Mons. Rogelio Livieres es un excelente Obispo que trabaja sin descanso por el bien de nuestra Diócesis y lo demuestra con hechos, y contra hechos no existen argumentos válidos. Vocaciones religiosas y sacerdotales, laicos comprometidos, amor a la liturgia y fidelidad a la Iglesia, todas estas cosas van de manos dadas. Lo demás es literatura barata...

-------------------------------------

Jorge Cantuni Villate

Paraguay es una isla rodeada de tierra donde la escasa incidencia de la catequesis es sofocada por los mensajes más difundidos y persuasivos de los medios de comunicación de masas; el mal entendido pluralismo teológico, cultural y pastoral que, aun partiendo a veces de buenas intenciones, termina por hacer difícil el diálogo ecuménico y atentar contra la necesaria unidad de la fe; la persistencia de un sentido de desconfianza y casi de intolerancia hacia el magisterio jerárquico de Roma; las presentaciones unilaterales y reductivas de la riqueza del mensaje evangélico, que transforman el anuncio y el testimonio de la fe en un factor exclusivo de liberación humana y social o en un refugio alienante en la superstición y en la religiosidad sin Dios, como dice Juan Pablo II. Por favor con Mons. Livieres se ha encendido una velita para ayudar a cambiar la situación actual. Por favor recemos para que no la apaguen.

------------

Alfredo Friedmann

En el día de Santo Cura de Ars las virtudes del monseñor Livieres -vemos- en nada difieren de las del Cura de Ars en el servicio a la salvación de los fieles

-----------------------

Myrian Elizabeth Sanabria Gimenez

Monseñor Livieres dio el puntapie inicial para la conversion esteña, desde Paraguay saludos y recemos para èl que siga al frente de este rebaño que lo quiere mucho.

-------------------------

11 de agosto de 2014

Carta abierta de Mons. Livieres a la Iglesia en Paraguay. El mundo sufre una desacralización y en nuestro país esto tiene forma de Teología de la Liberación. La comunión en la Iglesia debe buscarse y hallarse en la Eucaristía, único y verdadero signo de unidad.

Nosotros, Obispos y Sacerdotes, no solo somos testigos de profundos cambios, sino actores comprometidos en esos procesos de transformación que  afectan a diferentes ambientes de nuestra Iglesia. Y, como sucedió muchas veces a través de tantas épocas y lugares, también la crisis actual de la Iglesia radica principalmente en la herida Eucarística, en la irreverencia y falta de cuidado en el trato con Jesús Eucaristía.

En el mundo se sufre una profunda desacralización. En el Paraguay esto tiene forma  de Teología de la Liberación, pero sus devastadoras ideas tuvieron origen en aceptaciones anteriores. Ideas y percepciones que lograron alterar el paradigma original de la relación del hombre con Dios, que era de filial correspondencia. Pretendida sustitución de lo sobrenatural por lo natural, de la Verdad que nos hace libres por una falsa liberación socioeconómica, como si esta pudiera hacerse efectiva sin sacudir previamente la esclavitud del pecado. Una hecatombe que desnudó los altares de Europa, desplazando a Dios y erigiendo al hombre como falso creador de un mundo cada vez más enfrentado a las cosas sagradas.

Ahora, después de años de constantes insinuaciones, la crisis (los problemas) en la Iglesia se hacen más visibles. Una crisis (problemas) que no podrán resolverse a través de un consenso generalizado sobre un cúmulo de ideas, nacidas justamente en un ámbito de creciente pérdida de respeto a lo más sagrado, a la Eucaristía. Por eso es necesario volver a uno de los conceptos fundamentales de este Sacramento,  definido por el Concilio Vaticano II como “…signo de unidad…” (SC47).

El Catecismo nos recuerda que la “comunión de vida divina y la unidad del Pueblo de Dios, sobre los que la propia Iglesia subsiste, se significan adecuadamente y se realizan de manera admirable en la Eucaristía” (1325). La comunión se encuentra en este Sacramento y no en frágiles acuerdos sobre ideas.

La comunión en la Iglesia debe ser buscada y hallada en este excelso “signo de unidad”, en la Eucaristía. Sin embargo, hemos recorrido el camino inverso, cometiendo graves agravios, “heridas eucarísticas”.

Dejemos de maltratar a Dios en nuestra propia Iglesia. Tenemos que advertir sobre las graves consecuencias de recibir la Eucaristía en situaciones de inmoralidad o en la mano,  propiciando el robo del Santo de los Santos. Si seguimos así, haremos perder la fe católica en la presencia real de Jesús en la Eucaristía.

Muchos en la Iglesia son indiferentes en su trato hacia Jesús Eucaristía. No podemos tomar por buenos abusos que en sí son destructivos. No debemos continuar en silencio: elevemos nuestras voces y defendamos lo más divino y concreto en esta tierra.

No olvidemos las advertencias de Dios por medio de su Profeta a los que tenemos responsabilidad sobre el pueblo: “A ti, hombre, yo te he puesto como centinela del pueblo de Israel. Pues bien, si tú no hablas con él para advertirle que cambie de vida, y él no lo hace, ese malvado morirá por su pecado, pero yo te pediré a ti cuentas de su muerte.  En cambio, si tú adviertes al malvado que cambie de vida, y él no lo hace, él morirá por su pecado, pero tú salvarás tu vida”, (Ez.  33: 7-9).

+ Rogelio Livieres

----------------------------

Vatican says bishop's dismissal not the result of sex abuse
http://www.catholicnews.com/data/stories/cns/1404005.htm
By Francis X. Rocca
Catholic News Service

VATICAN CITY (CNS) -- The Vatican denied Pope Francis had dismissed a controversial Paraguayan bishop because of his mishandling of sex abuse accusations, attributing the decision instead to other failings of governance and friction with fellow bishops.

Meanwhile, the bishop described his dismissal as a case of "ideological persecution" because of his opposition to liberation theology.

Bishop Rogelio Livieres Plano, 69, was told to step down as head of the Diocese of Ciudad del Este effective Sept. 25, a Vatican statement said, citing unspecified "serious pastoral reasons."

News reports at the time noted the bishop's vocal support for Msgr. Carlos Urrutigoity, whom he appointed a high diocesan official even though the priest had been accused of molesting seminarians before coming to Ciudad del Este.

Coming two days after the Vatican's arrest of former Archbishop Jozef Wesolowski, pending a criminal trial on charges of paying for sex with boys during his time as nuncio to the Dominican Republic, the dismissal of Bishop Livieres appeared to be the latest step in a Vatican crackdown on sex abuse.

But the Vatican says sex abuse was not a significant factor in Bishop Livieres' dismissal.

"Let's not confuse Wesolowski and Livieres; one is a case of pedophilia, the other is not," Jesuit Father Federico Lombardi, the Vatican spokesman, told
Catholic News Service Sept. 27.

"Livieres was not removed for reasons of pedophilia," Father Lombardi said. "That was not the principal problem."

"There were serious problems with his management of the diocese, the education of clergy and relations with other bishops," Father Lombardi said.

The spokesman declined to enter into detail, but mentioned differences with other bishops over seminary education and alluded to Bishop Livieres' remarks, in a television interview earlier this year, describing one bishop as homosexual.

Father Lombardi noted that the Vatican's Sept. 25 statement said the bishop's dismissal was for the "greater good of the unity of the church in Ciudad del Este" and among Paraguay's bishops.

Bishop Livieres, speaking with CNS in Rome Sept. 27, agreed that the case of Msgr. Urrutigoity was "completely marginal" to the pope's action, though he said other Paraguayan bishops had used the priest -- whom he insisted was entirely innocent of sex abuse -- as a "weapon" with which to attack Bishop Livieres.

He said his conflict with fellow bishops centered on his opposition to liberation theology, a movement that emerged in Latin America in the 1960s and 1970s, and which the Vatican later criticized for the use of Marxist methodology by some of its practitioners.

Bishop Livieres said he was appointed to the diocese by St. John Paul II in 2004 with a mandate, communicated to him by the nuncio at the time, to oppose Paraguayan bishops' "monolithic" support for liberation theology. He said Pope Benedict XVI personally told him in 2008 that liberation theology was "the problem in all of Latin America."

But Pope Benedict "had a very different orientation from the present pontificate," the bishop said. "This is a pontificate opposed to the previous pontificate."

Father Lombardi characterized the bishop's analysis as "naive," calling it "absolutely reductive to interpret this decision in a way limited to an argument over the theology of liberation."

END
Traducción en http://rogeliolivieres.info/2014/09/el-vaticano-dice-que-el-despido-del-obispo-no-es-el-resultado-de-abuso-sexual/#more-162

El Vaticano negó que el Papa Francisco haya despedido a un obispo Paraguayo controversial por su mal manejo de acusaciones de abuso sexual, atribuyendo la decisión en cambio a otros fallos de gobierno y fricción con sus colegas obispos.

Mientras, el obispo describió su despido como un caso de “persecución ideológica” por su oposición a la teología de la liberación.

El Obispo Rogelio Livieres Plano, de 69 años, se le dijo que renunciara a su puesto como cabeza de la Diócesis de Ciudad del Este a partir del 25 de Septiembre, según un documento del Vaticano, citando “serias razones pastorales.”

Los informes de noticias del momento mostraron el apoyo vocal del obispo para Mons. Carlos Urrutigoity, a quien él había nombrado como un alto oficial diocesano aunque el sacerdote había sido acusado de abusar sexualmente a seminaristas antes de llegar a Ciudad del Este.

Habiendo sido dos días después del arresto del Vaticano del ex-Arzobispo Josef Wesolowski, en espera de un juicio penal por cargos de pagar por sexo con niños durante su tiempo como nuncio para la República Dominicana, la expulsión del Obispo Livieres parece ser el último paso en una ofensiva del Vaticano sobre el abuso sexual.

Pero el Vaticano dice que el abuso sexual no fue un factor significante en la expulsión del Obispo Livieres.

“No confundamos a Wesolowski con Livieres; uno es un caso de pedofilia, y el otro no,” dijo el Padre Jesuita Federico Lombardi, vocero del Vaticano, al Catholic News Service el 27 de Septiembre.

“Livieres no fue removido por razones de pedofilia,” dijo el Padre Lombardi. “Ese no fue el problema principal.”

“Hubo serios problemas con su manejo de la diócesis, la educación del clero y las relaciones con otros obispos,” dijo el Padre Lombardi.

El vocero no quiso entrar en detalles, pero mencionó las diferencias con los otros obispos sobre la educación en el seminario y aludió a las declaraciones del Obispo Livieres, en una entrevista por televisión brindada unos meses atrás, en la que describió a un obispo como un homosexual.

El Padre Lombardi remarcó que la declaración del Vaticano del 25 de Septiembre decía que la expulsión del obispo fue por el “bien mayor de la unidad de la iglesia de Ciudad del Este” y entre los obispos de Paraguay.

El Obispo Livieres, hablando con CNS en Roma el 27 de Septiembre, estuvo de acuerdo con que el caso de Mons. Urrutigoity fue “completamente marginal” a la acción del papa, aunque dijo que otros obispos Paraguayos habían usado al sacerdote –sobre quien insistió que era completamente inocente de abuso sexual- como un “arma” con la cual atacar al Obispo Livieres.

El dijo que este conflicto con otros obispos centrado en su oposición a la teología de la liberación, un movimiento que emergió en América Latina en los años sesenta y setenta, y que el Vaticano criticó más tarde por el uso de metodología Marxista por algunos de sus practicantes.

El Obispo Livieres dijo que fue enviado a la diócesis en 2004 por San Juan Pablo II con un mandato, comunicado a él por el nuncio en el momento, de oponerse al soporte “monolítico” de la teología de la liberación por parte de los obispos Paraguayos. Dijo que el Papa Benedicto XVI personalmente le dijo en 2008 que la teología de la liberación era “el problema en todo América Latina.”

Pero el Papa Benedicto “tenía una orientación muy distinta del pontífice presente,” dijo el obispo. “Este es un pontificado opuesto al pontificado anterior.”

El Padre Lombardi caracterizó el análisis del obispo como “ingenuo,” llamándolo “absolutamente reduccionista de interpretar esta decisión de manera limitada a una discusión sobre la teología de la liberación “.

FIN

Fuente: http://www.catholicnews.com/data/stories/cns/1404005.htm

Homilía del Administrador Apostólico: Que la paz y la tranquilidad reinen en Ciudad del Este

El párroco de la Catedral expresa su arrepentimiento por lo que dijo de Livieres

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=4085:que-la-paz-y-la-tranquilidad-reinen-en-ciudad-del-este&catid=96:catedral-san-blas&Itemid=89

Lunes, 29 de Septiembre de 2014 15:55

Mons. Ricardo Valenzuela, nombrado recientemente Administrador Apostólico de la Diócesis de Ciudad del Este, celebró la Santa Misa del domingo 28 de septiembre en la Catedral San Blas, ante la masiva concurrencia de los feligreses a quienes instó a mantener la paz y la tranquilidad.

Ayer domingo 28 de septiembre el nuevo administrador de la Diócesis de Ciudad del Este celebró la Santa Misa en la Iglesia Catedral - San Blas, ante la masiva participación de los fieles, a los cuales instó a que sigan llevando sus respectivas tareas pastorales sin temor a ningún cambio o censura ya que viene a traer la paz a esta Diócesis del país.

Acompañó la celebración dominical el Pbro. Fabio Recalde, actual cura párroco de la Iglesia Catedral - San Blas, quien aprovechó la ocasión para manifestar públicamente su arrepentimiento a la Iglesia local y al  ex Obispo de la Diócesis por haberse sobrepasado en sus últimas declaraciones, a los medios de prensa escrita, radial y televisiva.

“Quiero pedir perdón a los seminaristas, sacerdotes y la feligresía porque he cometido una imprudencia por los medios de comunicación, no me he expresado bien sobre Mons. Livieres, por eso quiero pedir perdón porque quizás he herido a muchas personas con esas expresiones. Como humano uno se equivoca y cuando Mons. Rogelio esté por aquí también voy a pedirle perdón por mi imprudencia” -aseguró el cura.

Igualmente el sacerdote  pidió a la feligresía que lo encomendasen en sus oraciones para fortalecer y llevar adelante su misión pastoral en la Iglesia particular de esta parte del país.

-----------------------------------

El Administrador Apostólico: Los trabajos en la Diócesis seguirán de un modo normal

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=4087:los-trabajos-en-la-diocesis-seguiran-de-un-modo-normal&catid=25:noticias-de-la-diocesis&Itemid=81

Lunes, 29 de Septiembre de 2014 18:24

En una entrevista concedida al Diario UH, el Administrador Apostólico de nuestra Diócesis dijo que ahora mismo no tiene pensado realizar ningún cambio. Además reiteró que las actividades seguirán su curso normal, tanto en el Seminario como en las parroquias. 

«Los seminaristas han aceptado bastante bien todo esto. Es un poco de lo que se refleja en sus rostros, incluso les hemos preguntado, compartiendo un poco con ellos en las reuniones, y estaban muy dispuestos a acatar todo lo que dice y pide el Santo Padre» -expresó en una entrevista Mons. Ricardo Valenzuela.

«Sobre el funcionamiento del Seminario, todo sigue igual. Ese es un tema mucho más delicado todavía. Esto es todo muy reciente; el miércoles a la noche me comunican [24 de septiembre de 2014] y el jueves ya estamos acá, entonces no tenemos todavía nada oficial para decir “estas son las instrucciones”» -agregó Mons. Valenzuela.

Comentó que el encuentro que tuvo con los seminaristas fue muy agradable y ameno y que aceptaron todo con espíritu de obediencia. «Creo que todos ellos han aceptado, primero fue un golpe, es natural. Todo golpe siempre duele, uno no espera, como yo tampoco esperaba todo esto. Pero bueno, Dios siempre tiene sus caminos que a veces son inescrutables, no podemos entender, pero él sabe por qué hace todas estas cosas y el encuentro fue muy bueno» -afirmó.

«Los cambios se realizan siempre con conocimiento, dando razones y motivos del porqué se los hace. Algunos dicen que pueden ser de rutina, puede ser, pero hay que conocerlos también, porque uno sale de un lugar y va a otro si reúne el perfil» -explicó.

Explicó además que él no vino porque quiere, sino porque el Santo Padre le ha pedido este trabajo. «Ahora tengo que dejar mi Diócesis y dedicarles la mitad de mi tiempo de allá a acá, y así voy a estar partido en dos» -culminó el Administrador.

-------------------------------

Gratitud de la diócesis a Dios por el décimo aniversario del episcopado de Mons. Rogelio Livieres

http://diocesiscde.info/index.php?option=com_content&view=article&id=4093:gratitud-a-dios-por-el-decimo-aniversario-mons-rogelio-livieres&catid=25:noticias-de-la-diocesis&Itemid=81

Viernes, 3 de Octubre de 2014 12:45

Hoy, 3 de octubre, recordamos el décimo aniversario de Ordenación Episcopal de Mons. Rogelio Livieres, anterior Obispo y no podemos sino dar gracias a Dios, por todos los bienes esprituales y materiales que nos legó su ministro sagrado.

Mons. Rogelio Livieres Plano, fue ordenado Sacerdote el 15 de agosto de 1978, perteneciendo al clero de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. Nombrado como Obispo de Ciudad del Este por el Papa Juan Pablo II, el 12 de julio del 2004 y tomó posesión del cargo el 3 de octubre del mismo año.

La feligresía se ha visto muy beneficiada con las obras que Nuestro Señor se ha dignado realizar a través su siervo. Es necesario, como católicos que somos, ser agradecidos con la Divina Providencia y “proclamar las misericordias del Señor.

Damos gracias a Dios por la apertura, en la Diócesis, de más de la mitad de las capillas de adoración perpetua del Paraguay, con lo cual Jesús es adorado sin interrupción, todos los días, en numerosas parroquias del Este. Así sigue construyéndose la unidad de todos los cristianos entorno a la Santa Eucaristía.

También por la apertura de los Seminarios Mayor y Menor, porque gracias a estas instituciones, muchos jóvenes pueden recibir el acompañamiento vocacional y la formación necesaria para llegar a ser doctos y santos sacerdotes, y por las numerosas ordenaciones sacerdotales en sus pocos años de gobierno de la Diócesis. Estos frutos perdurarán para la mayor gloria de Dios.

Nuevas comunidades que inician experiencias religiosas, originadas aquí o que han sido bienvenidas a la Diócesis, enriquecen la vida espiritual de nuestro pueblo. Además esto permitió que los fieles puedan acceder a los sacramentos, que son las fuentes de agua viva que todo cristiano debe beber, las fuentes de incontables gracias.

El apoyo constante otorgado a las comunidades de retiro, en los cuales miles de católicos acudían semanalmente para acercarse más a Dios y alejarse del mundo; una constante ayuda a los más pobres, que Mons. Livieres hacía personalmente o a través de Caritas.

La juventud también se siente agradecida por el apoyo y bendición a las Misiones Juveniles Católicas, a través de las cuales se hizo factible el anuncio del Evangelio en aquellas zonas más alejadas de la Diócesis. También por el Congreso de Jóvenes Católicos, en el cual los jóvenes pudieron conocer mejor nuestra Santa Iglesia, formarse y afirmarse en la fe católica.

Encomendemos en nuestras oraciones a nuestro anterior Obispo, para que siga dando abundantes frutos desde su nuevo estado en la Iglesia, que siga siendo un hombre fiel a la verdad, la defienda y la proclame, a imitación de todos aquellos que alcanzaron el martirio; y fieles a Jesucristo y a su Santa Iglesia digamos con Job alabando a Dios: “Dios me lo dio, Dios me lo quitó, alabado sea el nombre de Yahveh”.

-------------------------------

"Cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión. Pues antes que llegaran algunos del grupo de Santiago, comía en compañía de los gentiles; pero una vez que aquéllos llegaron, se le vio recatarse y separarse por temor de los circuncisos. Y los demás judíos le imitaron en su simulación, hasta el punto de que el mismo Bernabé se vio arrastrado por la simulación de ellos. Pero en cuanto vi que no procedían con rectitud, según la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: «Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar?» (Gálatas 2, 11-14)

-------------------------------------

Sta. Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia:

«¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque por haber callado, el mundo está podrido». "En la Iglesia hay demonios encarnados en pastores". "Reformada la Iglesia, los súbditos se enmendarán porque de casi todo lo malo que hacen, tienen la culpa los malos pastores". "Por culpa de los malos pastores, son malos los súbditos". (Santa Catalina de Siena, Diálogo)

--------------------

No olvidemos las advertencias de Dios por medio de su Profeta a los que tenemos responsabilidad sobre el pueblo:

“A ti, hombre, yo te he puesto como centinela del pueblo de Israel. Pues bien, si tú no hablas con él para advertirle que cambie de vida, y él no lo hace, ese malvado morirá por su pecado, pero yo te pediré a ti cuentas de su muerte.  En cambio, si tú adviertes al malvado que cambie de vida, y él no lo hace, él morirá por su pecado, pero tú salvarás tu vida”, (Ez.  33: 7-9).

Monseñor Rogelio Livieres, ex obispo de Ciudad del Este (Paraguay), blog, 11 de agosto de 2014

-------------------------------------

Comentarios en el blog del señor de la Cigoña: http://www.gaceta.es/cigona/sinodo-le-pone-cara-seria-papa-13102014-0711

Enviado por Torrijita el Lun, 13/10/2014 - 11:13

Pues que empiecen a salir los obispos porque no les vemos el pelo a ninguno.
Es más, para uno que sale, Livieres, le han dado palos por todos lados y le han dejado
-incluido SU Opus- más tirado que un perro. Tanta heroicidad y hombría asusta.

[Responde Luis Fernando Pérez Bustamante]:

Enviado por LFPB el Lun, 13/10/2014 - 11:57

Livieres es un irresponsable que dificulta la acción de los que deben actuar.
Esto no es idea mía. Es vox populi en Roma.

------------------------------------

 

El día en que murió el obispo Livieres, LFPB lo único que hace es expresar su miedo de que no se autocontrole la gente. Típico de los que mandan hoy en su organización.

Dahrendorf: Es una enfermedad en la que los disgustos afectan. A partir de ahí, voy a hacer un ejercicio de autocontrol y a morderme la lengua. 14/08/15 4:02 PM

Luis Fernando: Hagan todos el mismo ejercicio de autocontrol que Dahrendorf. 14/08/15 4:38 PM

----------------------------------------

Y si le parece duro a LFBP lo que dijo Livieres de los malos obispos de su país, ¿qué le parece lo que se le dijo a un Papa que está en el santoral ?

"Cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión. Pues antes que llegaran algunos del grupo de Santiago, comía en compañía de los gentiles; pero una vez que aquéllos llegaron, se le vio recatarse y separarse por temor de los circuncisos. Y los demás judíos le imitaron en su simulación, hasta el punto de que el mismo Bernabé se vio arrastrado por la simulación de ellos. Pero en cuanto vi que no procedían con rectitud, según la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: «Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar?» (Gálatas 2, 11-14)

Y qué le parece que se llamase a algunos obispos malos pastores y demonios encarnados en pastores que hay en la Iglesia. Algo bastante más duro que lo que dijo de otros por el estilo Livieres. Y quien lo dijo es doctora de la Iglesia.

«¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque por haber callado, el mundo está podrido». "En la Iglesia hay demonios encarnados en pastores". "Reformada la Iglesia, los súbditos se enmendarán porque de casi todo lo malo que hacen, tienen la culpa los malos pastores". "Por culpa de los malos pastores, son malos los súbditos". (Santa Catalina de Siena, , Doctora de la Iglesia, Diálogo).

Igual se tenían que haber esperado calladitos, para no ser llamados irresponsables, san Pablo y santa Catalina de Siena, a que actuasen los sabihondos, en vez de decir lo que Dios quiso que dijeran y la Iglesia Católica pone como ejemplo y enseñanza.

Pero más vale obedecer lo que Dios manda en Ez 33,7-9, como enseña Livieres con su palabra y con sus hechos:

"No olvidemos las advertencias de Dios por medio de su Profeta a los que tenemos responsabilidad sobre el pueblo:

“A ti, hombre, yo te he puesto como centinela del pueblo de Israel. Pues bien, si tú no hablas con él para advertirle que cambie de vida, y él no lo hace, ese malvado morirá por su pecado, pero yo te pediré a ti cuentas de su muerte.  En cambio, si tú adviertes al malvado que cambie de vida, y él no lo hace, él morirá por su pecado, pero tú salvarás tu vida”, (Ez.  33: 7-9).

Monseñor Rogelio Livieres, ex obispo de Ciudad del Este (Paraguay), carta abierta de 11 de agosto de 2014".

-----------------------------

Livieres será reconocido en el futuro como una gloria del Opus Dei incluso por los jefecillos del grupo, que hoy le llaman irresponsable, porque no secunda la política de esos caporales capadores que dicen que su voz es vox populi.

"El obispo fue acusado por envidia de un crimen por propios compañeros cristianos (desde los comienzos acecha el pecado). El obispo deja el cargo y se retira a la soledad, pero perdonando a sus envidiosos difamadores".
(De la Vida de san Narciso, obispo de Jerusalén en el siglo II; su conmemoración es el 29 de octubre)

-----------------------------------------

El 11 de octubre de 2014 los que mandan en el Opus Dei dicen que las acertadas palabras del Obispo Rogelio Livieres sobre el Sínodo de la familia son muy desacertadas
Livieres dice: "Roguemos por el Papa, por los Cardenales y los Obispos"
"Ni la doctrina de la fe ni la práctica pastoral –consecuencia de esa doctrina– son el resultado de consensos de curas, aunque sean cardenales u obispos"
"San Atanasio. Fue expulsado de su Diócesis no una sino cinco veces, debido a las maquinaciones de sus hermanos obispos arrianos con los que no estaba «en comunión», precisamente porque quería promover «la fe católica y apostólica»"
"Dentro de la Iglesia, y últimamente desde algunas de sus más altas esferas, «soplan vientos nuevos» que no son del Espíritu Santo... el cardenal Kasper y la revista jesuita Civiltà Cattolica son activos propulsores que lideran esta confusión"
"A los eclesiásticos que hablen como el mundo quiere, los aplaudirá y los amará, «porque son de los suyos», no de Dios".
"En la Misa de Apertura del Sínodo Extraordinario sobre la Familia el Papa Francisco llamó a los Obispos a colaborar con el plan de Dios y formar así un pueblo santo. Ofrezco estas reflexiones con el deseo de servir al Papa de la mejor manera que puedo"
.

-------------------------------------------

Vamos viendo como piensa Bergoglio, pero es el Espíritu Santo el que inspira a los Papas cuando hablan como Papas; y así cuando el Papa Francisco exponga la verdadera doctrina, la católica, sobre el matrimonio, se verá por contraste que no son las ideas Kasper, ni de Bergoglio, sino las de la Santa Madre Iglesia Católica Jerárquica. Igual que las de san Juan Pablo II, que no eran por ser las de un polaco. O las de Benedicto XVI, que no eran por ser las de Ratzinger, sino por ser las del Papa, las del Espíritu Santo. Desde que murió San Pío X, desde Benedicto XV hasta Benedicto XVI, ambos inclusive, todos los que han llegado a ser Papas llegaban con ideas políticas más o menos democristianas y casi todos con planteamientos eclesiales contrarios a los antimodernistas, y se nota en sus nombramientos (algunos desafortunados y otros catastróficos); pero cuando enseñaban doctrina como Papas, se notaba el contraste entre las ideas propias que traían y las que enseñaban, que eran las del Espíritu Santo. En el Papa Francisco también se nota este contraste y ahora se notará mucho más. Ya lo ha advertido el cardenal Burke. Los que no creen en la asistencia del Espíritu Santo a los Papas, cuando ejercen como tales, ni en la infalibilidad pontificia en materia de fe y de moral, cuando enseñan solemnemente como Papas, ni en la inspiración del Espíritu Santo a los Concilios, pueden descarrilar ellos en el cisma y en la herejía, como ya lo vienen haciendo. Es el demonio el que maneja a los semivacantistas, etc. Como a los semimodernistas. Como manejó a los semiarrianos. Pero "las puertas del infierno, no prevalecerán".

Pero el problema no es ese. No, el Papa cuando hable como tal, no negará la doctrina de la Iglesia en materia de fe y de moral; el problema es que mientras tanto se está dejando esparcir la mala doctrina y la mala praxis; y encima, como si fuese doctrina de la Iglesia.

Ya lo advirtió el obispo Livieres el 10 de noviembre de 2014:

"Estemos tranquilos. Un Papa no podría enseñar formalmente el error. Lo que sí puede ocurrir, y ha ocurrido algunas veces a lo largo de la historia de la Iglesia, es que por medio de silencios y omisiones, de nombramientos y promociones, de actos y de gestos, la autoridad contribuya a que se expanda la confusión y se desanimen los creyentes que están «peleándola» en las trincheras misionales de las periferias humanas. Le ocurrió al mismo san Pedro, el primer Papa, en Galacia. Después de afirmar en el Concilio de Jerusalén la verdadera doctrina, sembró sin embargo la confusión en Galacia por respetos humanos. Pero el Señor no lo abandonó: tuvo la gracia de contar con el apoyo y la corrección fraterna que le hizo san Pablo" (LEER MÁS) .

------------------------------------

"El Papa no se ha manifestado todavía. Yo estoy esperando un pronunciamiento suyo, que solo podrá estar en continuidad con la enseñanza que la Iglesia ha dado durante toda su historia. Una enseñanza que nunca ha cambiado porque no puede cambiar” (el cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el 14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

D. Nel suo studio c’è una statua del Sacro Cuore, nella sua cappella, sopra l’altare, c’è un’altra immagine del Cuore di Gesù, il suo motto episcopale è “Secundum Cor Tuum”. Allora, un vescovo può tenere unite misericordia e dottrina…

R. Sì, è presso la fonte inesauribile e incessante della verità e della carità, cioè dal glorioso trapassato Cuore di Gesù, che il sacerdote trova la sapienza e la forza di guidare il gregge secondo la verità e in carità. Il Curato di Ars definiva il sacerdote come l’amore dal Sacro Cuore di Gesù. Il sacerdote unito al Sacro Cuore non soccomberà alla tentazione di dire al gregge parole diverse da quelle di Cristo indefettibilmente trasmesseci nella chiesa, non cadrà nella tentazione di sostituire alle parole della sana dottrina un linguaggio confuso e facilmente erroneo ”(el cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el 14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

-------------------------------------------

Habiendo peligro próximo para la Fe, los prelados deben ser argüidos incluso públicamente por los súbditos”. (Suma Teológica, II-II, 33, 4-2).

----------------------------------