....China Comunista en el siglo XXI........INDEX..

Campaña para registrar en 2016 a todos los sacerdotes católicos de China Comunista a través de la Asociación Patriótica

Los sacerdotes católicos tienen solicitar el certificado de registro a través de la Asociación Patriótica

A finales de 3016, todos los sacerdotes católicos de China Comunista deberán estar registrados a través de la Asociación Patriótica

A los que no tengan el certificado de registro no se les permitirá participar en ninguna actividad religiosa

La coacción a la que el gobierno comunista chino quiere someter a todos los sacerdotes católicos para someterlos a la cismática Asociación Patriótica, con sus tres autonomías [financiera, administrativa y de evangelización] que hacen a la organización incompatible con la enseñanza católica

ReL 20 08 2016

Un sacerdote chino ha dirigido una carta a Asia News, la agencia de noticias del PIME (Pontificio Instituto para las Misiones Exteriores), donde hace un llamamiento a la opinión pública mundial para denunciar la coacción a la que el gobierno comunista chino quiere someter a todos los sacerdotes católicos que trabajan en el país, para someterlos a los dictados de la cismática Asociación Patriótica.

Esta carta ofrece una información muy relevante, a la luz de las encontradas perspectivas manifestadas recientemente por los dos cardenales chinos, John Tong, obispo de Hong Kong, y su predecesor Joseph Zen, sobre la evolución dle diálogo entre la Santa Sede y el gobierno de Pekín. (
leer las dos importantes cartas sobre el asunto escritas por ambos purpurados.)

He aquí la carta que aporta ahora este sacerdote católico ajeno a la Asociación Patriótica títere del gobierno:

En las conversaciones entre China y la Santa Sede se guarda silencio sobre el destino de los sacerdotes clandestinos
A lo largo de este año se han multiplicado llamadas por parte de sacerdotes de la Iglesia subterránea. Se enfrentan de hecho ante un dilema muy difícil y grave: a finales del año se verán obligados a registrarse con el gobierno y, sobre todo, deben aceptar la adhesión a la Asociación Patriótica, con sus tres autonomías [financiera, administrativa, de evangelización] que hacen a la organización "incompatible" con la enseñanza católica,
como en la Carta a los católicos chinos lo subrayaba Benedicto XVI, y que el Papa Francisco ha reiterado.

Por desgracia, parece que esta tragedia experimentada por muchos sacerdotes no interesa a nadie. La atención del público hacia la Iglesia china se dirige a la posible resultado de las negociaciones que se están llevando a cabo entre el gobierno chino y la Santa Sede. En este tema se están produciendo especulaciones inacabables, comentarios, discusiones favor o en contra de las negociaciones. Pero este volumen de información a menudo se centra sólo en el tema de la elección de los obispos chinos y sobre las relaciones diplomáticas.

El cardenal John Tong, obispo de Hong Kong, ha intervenido en el debate con un artículo muy equilibrado, subrayando la necesidad del diálogo y tratar de disolver todos los miedos y las críticas de aquellos que no están de acuerdo o que se oponen a las negociaciones. Incluso en este caso, sin embargo, la preocupación fundamental se refiere a cuestiones de alto nivel. En cambio, los problemas y las dificultades diarias de los clérigos y fieles chinos no parecen recibir una atención adecuada.

El tema que he mencionado arriba, el del registro de los sacerdotes católicos merece una atención especial, incluso dentro de estas negociaciones oficiales: podría allanar el camino para la solución de otros problemas. ¡Y es muy urgente!

El 13 de febrero de 3026, el Global Times [la revista del Diario del Pueblo] dijo que China ha puesto en marcha una campaña masiva para verificar y registrar la identidad de todos los trabajadores religiosos: cada uno de ellos recibirá un certificado en el que se registra su nombre religioso, el nombre como laico, el número de tarjeta de identidad, y el número especial de la categoría del operador religioso.

Al principio, la campaña se dirigía a los monjes budistas, pero pronto se extendió a los sacerdotes taoístas y los católicos, que tendrán que hacer la demanda para recibir el certificado a finales de este año. Si un sacerdote o monje, o un lego religioso presenta la demanda para recibir el certificado y la aplicación es denegada por las autoridades, el solicitante no puede tener ningún certificado. De acuerdo con las regulaciones de la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, a los que no tienen el certificado no se le permite participar en una actividad religiosa.

Más tarde, el 25 de febrero del año pasado, hubo una reunión entre representantes de la Administración Estatal de Asuntos Religiosos y del Departamento del Frente Unido del Partido Comunista y los líderes católicos de las dos organizaciones controladas por el gobierno, la Asociación Patriótica de los católicos chinos y el llamado Consejo de Obispos chinos. Obviamente, no hay muchas sorpresas: los representantes "católicos" han aprobado el plan de trabajo de 2016 que las autoridades gubernamentales habían preparado para ellos. Ellos no sólo tienen que ordenar obispos "bajo la dirección del gobierno", sino que también tendrán que registrar a los sacerdotes oficiales y obligar a los sacerdotes clandestinos (no oficiales) a entrar en la Iglesia oficial, llamándolos para que soliciten el certificado de identidad como un profesional religioso.

En este punto, todos los sacerdotes no oficiales están en dificultades porque, con el fin de llevar a cabo su ministerio, se ven obligados a solicitar su inscripción a través de la Asociación Patriótica, aceptando sus principios de autonomía, la independencia y la administración democrática de la Iglesia . Muchos de estos sacerdotes están en serios problemas y el dolor debido a que este método de registro va en contra de su fe y amenaza con escandalizar a los fieles y por ahora no se puede ver una salida. Incluso muchos sacerdotes de las comunidades oficiales no están contentos con estas medidas porque van a crear dificultades adicionales en su trabajo.

Uno puede preguntarse por qué en las negociaciones entre la Santa Sede y Pekín no se menciona este problema. El registro oficial de sacerdotes es ciertamente deseable, pero ¿por qué tenemos que solicitar el certificado a través de la Asociación Patriótica y no simplemente y directamente a Administración Estatal de Asuntos Religiosos u otros organismos civiles, como ocurre en otros países? Tal vez se pueda encontrar una solución