...La liberación de Barcelona el 26 de enero de 1939, datos y testimonios...Beato Pere Tarrés i Claret 1905-1950 .....Escritos 2022....Textos 2022... .INDEX.

Pere Tarrés y Claret, fejocista, médico y sacerdote, un buen modelo para nuestros días, por José Vives Suriá. Cristiandad. Barcelona, nn. 821-822, nov. diciembre de 1999, págs. 45-50

El final del Diario de guerra del Beato Pere Tarrés

Enrolado forzoso como médico en el ejército rojo durante ocho meses, el beato Pere Tarrés, cuando la desbandada encabezada por los jefes en Cataluña, se fue con un permiso a Barcelona el 24.01.1939, "decidido a no volver".

Terminada la guerra, ingresó en el Seminario a sus 34 años y fue sacerdote desde 1942 hasta su fallecimiento en 1950, culminando una vida de gran santidad. Su Diario de guerra no lo dio por terminado hasta después de lo que entonces se llamó la liberación de Barcelona; aunque alguna edición, como la del monje don Romuald Díaz en 1973 amputa las últimas páginas del Diario y no contribuye así a la buena memoria histórica, sino a la mala memoria histórica y a que intenten utilizar a Pere Tarrés los malos políticos.

En cambio, José Vives Suriá trae el final del Diario de guerra del beato Pere Tarrés en su gran artículo citado en la segunda línea, desde la que se puede acceder al texto.

25 de enero de 1939

«Vivimos horas de emoción. Se acerca la hora de la redención para Cataluña». Pendientes de la radio. Noticias del avance de los «facciosos». Los centros oficiales abandonan Barcelona. «Todo el mundo desea que llegue pronto la hora de la liberación».

Se refugia en casa de un amigo. Vida espiritual.

«Virgen María, pronto resonarán las salves en tu honor por todas las calles y plazas; muy pronto serán rehechos tus templos y capillas y ermitas. Madre mía, que te alaben todos los pueblos, todos los hombres y sobre todo España, y de España, Cataluña. Que pronto regresen a Montserrat tus monjes». «Ha podido escapar también del infierno rojo mi amigo Montfort, por quien estaba preocupado».

26 de enero de 1939.

Noticias. Ruido de combate.

«La misma expectación de ayer, pero todavía más fuerte. Casi temblaba de emoción. ¡Dios mío, salva a la Patria! Cuando pienso que todo este ruido es el mismo que oía antes de ocupar los pueblos de Cataluña en los que hacíamos resistencia, y que ahora lo oigo a las puertas de Barcelona, no sé qué me ocurre de tanta alegría» «El ruido se acerca ¡Se acerca la primavera y con ella la tan suspirada paz y el restablecimiento del Reino de Cristo!»

Los partidos comunista, socialista, CNT, invitan al pueblo a la resistencia.

«Palabras que caían en el vacío. Casi daba risa. ¡Quién quiere que se levanten, si toda la juventud ha sido asesinada o ha muerto en la guerra! ¿Quién puede levantarse para defender un terrible régimen de tiranía y de terror bajo la estrella roja y la bandera roja y negra o encarnada, del odio a muerte y la lucha de clases?»

«Estoy convencido de que se acercan para España horas de gloria y de luz y de reconciliación, de fuerza creadora». 

«Estoy convencido de que renacerá la llama viva del cristianismo, más viva que nunca».

«Son las cuatro de la tarde. Vivimos momentos únicos. Momentos de emoción sublime. Saltaría de gozo. Lloraría de alegria. Radio Zaragoza ha dado ahora mismo la noticia de que Barcelona ha sido totalmente rodeada y que ya han comenzado a entrar. Discursos. Gritos de "Barcelona" y "Cataluña". España y el mundo entero están pendientes de las noticias que se van dando, Barcelona reconquistada para España y para Cristo. Barcelona liberada del infierno rojo. El marxismo, bajo todos los aspectos, ha sufrido el golpe más decisivo. Cataluña. Cataluña está ya salvada. Horas históricas. Estamos conmovidos. Aquí, con la familia Casanelles y con los amigos Pallarols y el padre Evangelista, estamos emocionados junto a la radio. Las ametralladoras todavía suenan. Algún cañonazo retumba en nuestro cielo. Radio Asociación da música. La aviación sobrevuela la ciudad, a baja altura.

»Dios mio, ¿es posible que llegue la hora de la liberación? ¡Benedícite omnia opera Domini Domino! Cuando todo parecía hundido, Tú has resurgido lleno de gloria. ¡Señor, es tu gloria lo único que me interesa, la única cosa por la cual late mi corazón! ¡Dios mío, Dios mío, gracias por haberme permitido presenciar tanto gozo, la alegría de un pueblo que resucita! ¡Dios mio, Dios mío! ¡Laudate Dominum!

»A las cinco de la tarde, en medio de una emoción indescriptible, Radio Asociación de Cataluña ha señalado la entrada del Ejército Nacional liberador de España en las Ramblas. Ha sido grandioso. A los gritos de "Arriba Espafia" y "Viva Franco", con la voz fatigada, casi sin aliento, han anunciado a los cuatro vientos la conquista de Barcelona. Las lágrimas casi han asomado a los ojos. La emoción y el entusiasmo populares que se han lanzado a la calle han sido formidables. No he podido resistir la alegría; me he puesto el traje de paisano y hemos salido a la calle con los amigos Casanelles y Pedrerol. La gente aclamaba por la calle a las tropas y las columnnas motorizadas que iban llegando; aclamando a Franco y a la España única, libre y grande. Nos abrazábamos en plena calle. La gente te paraba en medio de felicitaciones y gritos de alegría. Abrazos, besos, lágrimas. ¡Dios mío, qué admirable! ¡Ha sufrido tanto Cataluña! ¡Ha llegado la hora de su liberación! He ido a casa y hemos rezado una estación al Santísimo. Hemos ido a casa de Pere Llumà, mossèn Pere Llumà, y de allí con Rof y Bassols a casa del padre Torrents, que nos ha recibido lleno de alegría.

»¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Cristo, Dios de amor! ¡Viva la Virgen de Montserrat! ¡Viva la Purísima e Inmaculada Concepción, patrona de España! "Me he sentido profundamente español y nunca como hoy me sale del corazón un grito bien alto de: ¡Viva España! ¡Viva Cataluña española!

»España está destinada a ser una gran fuerza: Ella será el nuevo hogar del cristianismo. Dios mío, ilumina a Franco y a los otros dirigentes, para que todos sus actos estén informados por las doctrinas de amor y de paz cristianos, como hasta ahora.

»¡Dios mío, salva a la Patria! Te ofrezco todos los sufrimientos y angustias padecidos hasta ahora. Por nada del mundo querría cambiar esta satisfacción de haber sufrido por amor a Ti. Que estos años de sufrimientos sirvan para tu gloria y para la santificación de mi alma.

»Los generales del Ejército han pronunciado ahora una alocución formidable, que ha encendido nuestro corazón, hablando de amor, de paz y de justicia.

»Virgen María, Madre mía, contempla la gloria de tu Hijo. Reina de España, continúa velando por nuestra Patria. Reina nuestra, que pronto los templos canten tus glorias. ¡Aumenta mi vocación, auméntala mucho, mucho! Hazme un gran apóstol de tu Hijo y de tus grandezas. ¡Dios te salve, María! Madrecita mía, consuela a las familias a las que les faltarán tantos seres queridos que contemplan nuestra alegria desde el cielo. Que ellos continúen velando por la salvación de la Patria. Madre mía, consuela a tantas madres desoladas, tantas hermanas, tantas esposas viudas, tantos huérfanos...

»Jesús mío, te ofrezco a Ti todo este sufrimiento, este sufrimiento colectivo, toda la sangre derramada, todo el dolor de tus hijos; y la vida de tantos inocentes y de tantos amigos ...

»Los desgraciados de la CNT-FAI están resistiendo todavía. Es cosa de pocas horas. Que Dios se apiade de ellos.

»¡Viva Cristo Rey! ¡Viva España cristiana! ¡Viva Cataluña española!

»Y pongo fin a mi Diario de guerra».

Beato Pere Tarrés i Claret 1905 1950