Aportaciones urgentes a la teología de la historia: el reino de Dios...Escritos 2022..... Escritos 2021....Artículos......Textos 2022 ....Textos 2021....Textos....Fátima....INDEX.

La mayor promesa del Sagrado Corazón de Jesús es la de su reinado......

La promesa del reinado del Sagrado Corazón de Jesús revelada a santa Margarita María Alacoque es una promesa absoluta, no condicionada

A diferencia de las otras promesas que le hizo Jesús a santa Margarita María Alacoque, ni siquiera está condicionada a una previa devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Al revés, esta devoción que ha llegado y llega a su plenitud en muchas almas santas individualmente, triunfará universalmente en todos los corazones y en todas las naciones por la acción del propio Señor Jesús, el Verbo hecho carne, Quien, con su anunciada Parusía, su segunda venida visible, su revelada manifestación como cuerpo glorioso, eliminará la base de ateísmo práctico del cada vez más imperante poder anticristiano que impone vivir como si Dios no existiera; para que a continuación se realice, sin el obstáculo de aquel tiránico poder así eliminado, y mediante la extraordinaria efusión de gracia que Jesús, el Verbo hecho carne, iniciará con Su Parusía, el proceso de recristianización, que llevará consigo el auge de la devoción a la Virgen María y de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús,
hasta la implantación universal de estas devociones en todas la almas y en todas la naciones de forma consecuente y aplicada a todos los aspectos de la vida personal y social, que es en lo que consiste el prometido Reino de Dios en la tierra, en el que Jesucristo, tras su venida visible reinará de forma no visible, pero en plenitud consumada, pues por Su divina gracia vivirán según Dios, todos los hombres y todas las naciones.
Más que una promesa es una profecía con todo el aspecto de profecía absoluta, no condicionada. Un anuncio. Como en el tercer misterio luminoso que no en vano se nos manda rezar contemplando "el anuncio del Reino de Dios por Jesús, invitando a la conversión".

Y santa Margarita María Alacoque tiene todo el aspecto de haber recibido el don de profecía. Podría ser declarada profetisa o profeta por nuestra Santa Madre Iglesia Jerárquica. Esto no debe extrañar si recordamos que hasta el siglo XIII nunca nadie había sido declarado doctor de la Iglesia y ahora ya hay 36 doctores y doctoras.
Y dice Canals:
"La Iglesia no ha declarado hasta ahora nunca profeta a un santo. Pero tampoco había declarado doctor a santo alguno antes de 1200. Me pregunto si no llegará algún día en que la Iglesia reconocerá públicamente, en algunos santos, su carisma profético ...y si entre estas personas santas declaradas profetas no se contará, en lugar preferente, a santa Margarita María de Alacoque, mensajera del Sagrado Corazón, anunciadora de su Reinado sobre los hombres «a pesar de sus enemigos»".
(
El carisma profético de santa Margarita, CRISTIANDAD, nn 887 - 888. Jun - Jul 2005. Pág. 7).

Así lo dice Dios en el Libro de la Sabiduría, que en cada generación Él suscita profetas:

 La sabiduría... sin salir de sí misma, todo lo renueva y, entrando en las almas buenas de cada generación, va haciendo amigos de Dios y profetas.
Pues Dios solo ama a quien convive con la sabiduría. (Libro de la Sabiduría, 7,27-28)

En otro lugar, Canals había afirmado ya, en 1997, la realidad del carisma profético de santa Margarita María. En efecto, explicando el culto y la devoción al sagrado Corazón de Jesús, desarrollado en los tiempos modernos en la Iglesia Católica, dice Canals:

"Al afirmar que este culto está plenamente fundado en el dogma católico, y por esto mismo deriva de la divina revelación expresada en la sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, en modo alguno hay que negar que su crecimiento y evolución progresiva sería incomprensible sin las revelaciones recibidas con carisma profético por santa Margarita María Alacoque. Si se quisiese prescindir de ellas, no se hablaría de la devoción aprobada en el Magisterio y presente en la liturgia" (Francisco Canals, Obras Completas, vol. 4A, pág. 249).

Y sobre todo, Canals había fundamentado la idea en la conferencia que pronunció el 31 de mayo de 1991 en el Monasterio de las Salesas de Barcelona:

Santa Margarita María ha sido la santa profeta del mensaje que se ha concretado en la espiritualidad y en la liturgia de la que conocemos hoy como devoción y culto al Corazón de Jesús.
Santa Teresita del Niño Jesús es también la profeta de la confianza filial en Dios, del abandono en los brazos paternales de Dios y de la entrega al Amor Misericordioso.
Actualidad de la reparación Francisco Canals Vidal (1922 † 2009) • Revista Cristiandad de Barcelona, núm. 728, enero de 1992, págs. 9 - 14
Conferencia pronunciada por Canals el 31 de mayo de 1991 en el Monasterio de las Salesas de Barcelona.

El Padre Orlandis también, lógicamente, califica de profecía las revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a santa Margarita María Alacoque, tal como en los escritos de ésta han sido recibidas por los Papas y se nos han dado a conocer:

La manifestación al mundo del Sagrado Corazón de Jesús en las revelaciones de Paray-le-Monial a santa Margarita María Alacoque "es una verdadera profecía de que Él reinará en el mundo a pesar de sus enemigos y esto porque por esta nueva redención destruirá el imperio de Satanás y sobre las ruinas del mismo levantará el imperio de su Amor".
(Ramón Orlandis, S. I.: Pensamientos y Ocurrencias. 1934. Cristiandad, núm. 269, de 1 de junio de 1955).

Santa Faustina Kowalska también fue enviada como profeta. El propio Jesús, el Verbo hecho carne, le encarga a santa Faustina, como reconoce la Iglesia:

«Proclama que la misericordia es el atributo más grande de Dios. Todas las obras de mis manos están coronadas por la misericordia».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 301).

«Secretaria de Mi Misericordia, escribe, habla a las almas de esta gran misericordia mía, porque está cerca el día terrible, el día de Mi Justicia».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 965).

En el Antiguo Testamento enviaba a los profetas con truenos a Mi pueblo. Hoy te envío a ti a toda la humanidad con Mi misericordia. No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, abrazarla a Mi Corazón misericordioso. Hago uso de los castigos cuando Me obligan a ello; Mi mano se resiste a tomar la espada de la justicia. Antes del día de la justicia envío el día de la misericordia”.
(Diario de santa Faustina Kowalska, 1588).

“Deseo que conozcas más profundamente el amor que arde en Mi Corazón por las almas, y tú comprenderás esto cuando medites Mi Pasión. Apela a Mi misericordia para los pecadores, deseo su salvación. Cuando reces esta oración con corazón contrito y con fe por algún pecador, le concederé la gracia de la conversión. Esta oración es la siguiente: 
Oh, Sangre y Agua que brotaste del
Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío” (Diario de santa Faustina Kowalska, 187).

También habla de profecía cierta del divino Corazón Pío XI, Papa de la Edad Contemporánea, en su encíclica programática de 1922:

"Ofrécense todavía a nuestra vista demasiados que, o por desconocer del todo a Cristo, o por no conservar íntegra y pura la doctrina de la unidad requerida, no son todavía de este redil, al que, sin embargo, están destinados por Dios. Por lo cual, el que hace las veces de Pastor eterno, inflamado de sus mismos sentimientos, no puede menos de emplear sus mismas expresiones, llenas de amor y tierna compasión: «Debo recoger también aquellas ovejas» ( Ioan., X, 16); y traer a la memoria con la mayor alegría aquel vaticinio del mismo Cristo: «Y oirán mi voz, y se hará un sólo rebaño y un sólo Pastor». Dios quiera, Venerables hermanos, como Nos con vosotros y con la porción de la Iglesia a vosotros encomendada imploramos con un sólo corazón en nuestras oraciones, que veamos con el más feliz resultado realizada cuanto antes esta consoladora y cierta profecía del Divino Corazón".
(Pio XI,
Ubi Arcano, 20).

Este anuncio profético de santa Margaría María no es como las profecías bíblicas. No, la Revelación se terminó al morir los apóstoles y al terminarse los libros del Nuevo Testamento.

En las revelaciones privadas no se añade nuevo contenido a la Revelación.

Se trata del ejercicio del carisma o don de profecía posterior a la terminación de la Revelación, que Dios da a algunos para beneficiar a todos, resaltando y llamando la atención sobre los aspectos de lo ya contenido en la Revelación, que Dios quiere que se resalte en cada momento.

Todavía forman parte de la Revelación las profecías de san Pablo, como la de la conversión de Israel que anuncia san Pablo como profeta (Rom 11,25-32).

Y forma parte de la Revelación todo el contenido del libro de los Hechos de los Apóstoles.

"Había en la Iglesia fundada en Antioquía profetas y maestros: Bernabé, Simeón llamado Níger, Lucio el cirenense, Manahén, hermano de leche del tetrarca Herodes, y Saulo".
(Hch 13,1).

El Martirologio Romano dice el 8 de abril: "Conmemoración de san Ágabo, profeta, que, según atestiguan los Hechos de los Apóstoles, movido por el Espíritu Santo anunció una gran hambre sobre toda la tierra, así como las dificultades que Pablo tuvo que soportar de los gentiles (s. I)".

San Ágabo, originario de Judea, es mencionado dos veces en los Hechos de los Apóstoles, en el capítulo 11 y en el capítulo 21, donde también se menciona a otras personas que profetizaban.

En lo que Dios ha revelado por medio de san Pablo, aparece el don de profecía reiteradamente:
I Co 12, 4-11, I Co 12, 28-29, Rom 12, 6-8, Ef 4,11.

La mayor promesa del Sagrado Corazón de Jesús es la de su reinado....La devoción al Sagrado Corazón y su crisis... Santa Margarita María Alacoque....Artículos...Textos......INDEX.